Política Confesable

• Villacaña y Fraguas, dos tipejos de cuidado
• Extraviados, 27 millones del fondo de pensiones
• Se echan la bolita y la ciudad, un basurero

Cortesía del Correo de Oaxaca/Tomás Ezequiel Toledo

En la primera vez que, para infortunio de la capital de Oaxaca y sus habitantes, José Antonio Hernández Fraguas fue presidente municipal, se agravaron los problemas de agua, alcantarillado, servicios de recolección de basura y las calles de la ciudad estaban más sucias que nunca.

Y, en contraste al desdoro que sufrió nuestra hermosa ciudad, Hernández Fraguas vio incrementar sus fondos personales. Ahora, que regresó a encabezar el cabildo, se encontró con que un personaje aún más ambicioso, el actual secretario de Administración, Javier Villacaña Jiménez, le dejó un hoyo financiero de 27 millones, producto del robo al sistema de pensiones de la alcaldía.

Según los cálculos que Fraguas (como se le conoce) presentó a mitad de la semana pasada, el faltante se debe a que la anterior administración, léase Villacaña, aplicó el descuento correspondiente del salario de los trabajadores del ayuntamiento, pero no lo enteró a las arcas públicas.

Esto es que, como un acto de prestidigitación, el actual administrador del gobierno del estado, desapareció el dinero.

Obvio, Villacaña se defendió con el argumento de que los recursos sí entraron a las cuentas municipales.
Y ahí persiste una contradicción: si, efectivamente, el dinero se descontó a los trabajadores del municipio, pero ahora no se sabe dónde están, entonces es responsabilidad de Villacaña; pero, si como éste afirma, el dinero sí se trasladó al banco, entonces el que miente es Fraguas.

Según Villacaña, la información se entregó al nuevo ayuntamiento, pero Fraguas alega que hasta ahora conoce el faltante.

Ahora bien, ninguno de los dos goza de buena fama pública; al contrario, es archi reconocida su avidez por el dinero, en especial el ajeno.

¿A cuál de los dos creerle entonces? A ninguno. El hecho cierto es que el dinero no está en ningún lado, y la noticia del desfalco generó tal descontento, que los trabajadores de limpia del ayuntamiento, como ya se vio, realizaron un paro de recolección de basura, que se acumuló en las calles del Centro Histórico, y en calles harto transitadas por el turismo nacional y extranjero, como el emblemático Andador Turístico, o García Vigil y Porfirio Díaz.

En las redes sociales fueron circuladas imágenes y videos del porquerío en que se convirtió la zona turística de la capital, y según Fraguas tendrá que recurrir a un préstamo para transferir los 27 millones faltantes.

El alcalde argumentó que tendrá que recurrir a un financiamiento porque, como es evidente, el Congreso del estado no contempló ese recurso ese recurso en el presupuesto de egresos.

Ahora bien, tan seguro está de que él no fue quien metió mano a los fondos de pensiones, que la Contraloría municipal iniciará una investigación. Desde ahora se puede adelantar que tal indagatoria concluirá en la responsabilidad de Villacaña. Claro, las pesquisas las ordenan Fraguas y es evidente que no se incriminará a sí mismo.

De las reuniones con los dirigentes sindicales se concluyó que existe un faltante de 19 millones 393 mil 75 pesos en el fondo de pensiones, al que se deben agregar 6 millones 174 mil 287 por créditos de los trabajadores, que también se descontaron pero nunca se pagaron. Algo así como la operación que hizo Javier Duarte en Veracruz para robarse hasta el dinero de préstamos por compras de enseres domésticos.

Además, faltan 432 mil 565 pesos de descuentos de cuotas sindicales, y un millón 561 pesos de finiquitos.
El corte de caja que Fraguas hace sobre la pérdida de los fondos de pensiones es a diciembre, esto es cuando formalmente concluyó el desgobierno de Villacaña, y según el alcalde ya fueron pagados los recursos del fondo de enero y febrero, por 5 millones 163 mil 721 pesos, y 4 millones 493 mil 128 pesos, respectivamente.
Esto es, 9 millones 656 mil pesos.

Mientras eso ocurría en el palacio municipal, los trabajadores de limpia iniciaron un paro de recolección de desechos, para presionar a que se regularice el pago del fondo de pensiones.
Se trató, principalmente, de integrantes del Sindicato 3 de Marzo, que también recurrieron a bloqueos, mientras que también los pensionados que forman parte de la Fundación Fraternidad de la Tercera Edad, demandaron también su pago.

Cuando el estado pasa por una fuerte crisis económica, derivada del robo que ejerció Gabino Cué Monteagudo, y la enorme deuda que nos heredó para los próximos 25 años, el sainete Fraguas-Villacaña es un ingrediente más que ofende a los oaxaqueños.

En momentos en que parece que no hay más de dónde saquear al erario, estos personajes se las ingenian, de una forma tan singular que recuerda las triquiñuelas del ficticio alcalde Varguitas, de San Pedro de los Sahuaros, en La Ley de Herodes.
Ya nada más les falta también expoliar los antros.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión