Aquí en el Congreso: Barrales gana el pleito a Barbosa y queda Padierna

Cortesía de El Correo de Oaxaca/J. Antonio Chávez

Alejandra Barrales tejió fino y logró convencer a dos senadores que respaldaban a Miguel Barbosa para sumar ocho votos contra cinco, para convertir a Dolores Padierna como la nueva coordinadora de la fracción parlamentaria.

Barrales llegó a la Cámara Alta para pedir -desde temprana hora- su incorporación al cargo de senadora, obviamente para desactivar a su suplente Martha Tagle que se fue como independiente.

Desde la Cámara de Diputados, la fracción perredista respaldó su incorporación al Congreso y más para trabajar en el proyecto como partido.

Barrales es senadora con licencia y en cualquier momento se podría reincorporar, por eso el presidente del Senado, Pablo Escudero, simplemente le dio entrada a pesar de las trabas de los seguidores de Miguel Barbosa.

Desde temprana hora era bola cantada cuando los senadores Fernando Mayan y la michoacana Iris Vianey Mendosa decidieron agruparse con Barrales y dejar a Barbosa. ¿Por qué 13 son la fracción y no 19? Bueno, porque Barrales también de entrada cortó de tajo a 7 senadores que ya no pertenecen a la bancada, es decir, Alejandro Encinas y Armando Ríos Piter que se fueron como independientes; Mario Delgado, Zoé Robledo y Rabindranath Salazar que se fueron a Morena, y Benjamín Robles al PT y al independiente Tagle.

Ahora, Barrales también pidió eliminarlos de los beneficios económicos, es decir, retirarles el dinero que se les entregaba por el hecho de pertenecer la fracción del sol azteca, algo así como la célebre frase de ahora a ver quién los mantiene, porque solo recibirán su precario salario de unos 200 mil pesos mensuales.

Barrales tenía muy bien calculado la operación para desactivar el movimiento de Barbosa; no les gustó nada y tampoco les cayó nada bien que se haya pronunciado por apoyar a Andrés Manuel López Obrador para el 2018 cuando era coordinador de los perredistas en el Senado.

Los números le daban a Barrales buscar a tres senadores para sumar la mayoría de los 12 que quedaron como bancada. Además reforzar con su adhesión a su cargo de senadora para desactivar a su suplente que desde que llegó decidió irse por la libre y quedar incluso como independiente. Entonces recuperó otro voto más.

Anote que con Vianey y Mayán, éste último que se convierte en vicecoordinador, además de los votos de Barrales, Isidro Pedraza, Luis Sánchez, Adolfo Romero, Angélica de la Peña y el de Dolores Padierna, sumaron ocho contra cinco, en consecuencia lograron quitar la coordinación a Barbosa.

Para los priistas, la llegada de Barrales a ocupar su cargo en el Senado, despertó grandes dudas, pues aunque dicen que no hay que ser mal pensados, dicen que fue para adquirir el fuero, por aquello de los recientes problemas inmobiliarios que salieron a la luz pública que llevan hasta algunos embargos bienes de la legisladora.

GOBER HABLADORES. Hay candidatos que para lograr llegar al cargo de gobernador, en su mayoría llevan propuestas de meter a la cárcel a los gobiernos salientes. Esas frases gustan al electorado. Está el caso de Veracruz con Javier Duarte, que registró hartazgo y coraje, que esperan los veracruzanos lo metan a la cárcel. Ni el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, que no movió un dedo, y más grave el de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, que parece que salió de salva porque su antecesor Rodrigo Medina anda más libre que el viento.
La única que ha cumplido fue la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, que sin hacer ruido le ofreció la noticia a cabalidad a sus gobernados de llevar a la cárcel al saliente Guillermo Padrés. Ahora vienen las tres elecciones, en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, y claro que tal vez volverán a escuchar esas frases, pero ya saben lo que pasa, simplemente son gritos amenazas.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA del Distrito Federal logró la aprobación de la nueva Ley de Vivienda para la Ciudad de México y no crea que fue de panzazo, no, se logró tal vez porque sus promoventes, los diputados Dunia Ludlow y el presidente Leonel Luna, hicieron algo bien para alcanzar, después de 17 años, el consenso de la mayoría de las fuerzas políticas.

Se cristalizó cuando el Jefe del Gobierno, Miguel Ángel Mancera, promulgó el ordenamiento que, sin duda, con ello se abre la posibilidad de garantizar vivienda popular y social para los sectores más desfavorecidos sin separarse del desarrollo urbano, y obviamente con mejores servicios públicos; una calificación de una visión social que dictó la panista Margarita Martínez Fischer, que además de debatir, aportó su voto al consenso.

LA SENADORA POR YUCATÁN, Angélica Araujo, levantó la voz y con el respaldo de la bancada priista, simplemente pidió entrarle a Ley de Seguridad y no postergarla más, pues en su reflexión estableció que la presencia de las Fuerzas Armadas en labores de vigilancia, se traduce en beneficios tangibles para los mexicanos.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión