De oficio reportero

• Tras exgobernadores ladrones
• López Obrador pierde adeptos
• Cambios en CISEN; iría Campa C.

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Raúl Sánchez Carrillo

La decisión que por fin tomó el PRI de expulsar y acabar con la impunidad que protegió a varios exgobernadores del tricolor durante décadas, se ha interpretado de dos maneras: una de lo desesperado del partido electoralmente y 2 de un cambio de forma y de fondo en la transformación del instituto político, que de no hacerse, lo eliminaría hasta de la participación política a corto plazo.
Así en la turbulencia electoral de este año con el Estado de México, como la presa más codiciada por partidos políticos por el número de votantes de ese padrón, además de Coahuila y Veracruz, en presidencias municipales, todos miran ya hacia el 2018 en que el relevo de Enrique Peña Nieto, presidente de la República, quien entregará el poder al ganador de las elecciones.

Ya quedó sepultada la posibilidad de una Segunda Vuelta, como que, al darse por concluido ayer el período ordinario de sesiones, sin tener el Fiscal Anticorrupción, vamos, ni siquiera el desafuero del diputado del PRI, Tarek Abdalá, extesorero de Javier Duarte , quien tiene un amparo y queda en el aire el asunto de la exdiputada de Morena, Eva Cadena, que si bien regresó el dinero cuando se dio cuenta el daño ocasionado a López Obrador que sería el destinatario del dinero y que en un Mercedes Benz “humildemente” llegó hasta la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales, para levantar una denuncia de hechos y para que se investigue el origen del dinero -que ella recibió y regresó-, petición hecha anteriormente por el PRI y el PAN.

Ahora, la lista de perseguidos por la ley y con dos ex gobernadores presos: Tomás Yarrington Ruvalcaba, que será enviado desde Italia a Estados Unidos para enfrentar 11 cargos del crimen organizado, mientras que en México era buscado por dos delitos: Lavado de Dinero y de haber agarrado dinero a distintos cárteles que operaban en Tamaulipas cuando Yarrington fue gobernador. El otro, Javier Duarte, de Veracruz, preso en Guatemala; van sobre Rodrigo Medina de la Cruz, exgobernador de Nuevo León por enriquecimiento ilícito; Francisco Reynoso Femat, exmandatario de Aguascalientes por lavado de 5 mil millones de pesos; van sobre César Duarte Jaques, exgobernador de Chihuahua; Roberto Borge, de Quintana Roo; y hasta de Fidel Herrera, quien renunció a un Consulado “para que se me investigue” –dijo, y ahora no tarda en estar indiciado.

Así las cosas, también no buscado por la ley, pero sí expulsado del PRI, Humberto Moreira, a quien hasta su foto de la galería de expresidentes del tricolor fue retirada. Si todo lo anterior va en serio, veremos en las próximas semanas más sorpresas político-electorales-legales.

Ante el escándalo del dinero a la diputada ahora independiente, similar al de René Bejarano, pero con la diferencia que éste recibió un millón de dólares para AMLO y nunca regresó nada y tampoco quiso decir a dónde había ido a parar el dinero, aunque muchos coinciden en algo.

López obrador ha dicho que está dispuesto a acudir a declarar a la FEPADE, a declarar. Ya denunció que lo del dinero “fue una trampa de Miguel Ángel Yunes y de Osorio Chong”.

Crece el rumor que debido a la enfermedad que ha vuelto a Eugenio Imaz, titular del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), sería relevado en pocos días por Roberto Campa Cifrián, actual subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, a quien le reconocen la “experiencia” en materia de Seguridad.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión