Política Confesable

El nuevo fiscal de Oaxaca, ex asesor de Chuchín

Ir por Gabino Cué, el reto principal

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Tomás Ezequiel Toledo
Poco antes de que el pleno del Congreso lo votara por unanimidad de 39 votos, como nuevo fiscal general del estado de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez fue el único, de los tres candidatos propuestos por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, que se reunió previo a la sesión con la Junta de Coordinación Política.

Ese hecho alentó y avivó la especie, confirmada con las cédulas de votación, de que ya había un acuerdoprevio para elegir al doctor en Derecho al frente de la Fiscalía.

Representaba, además, la opción más lógica por sobre Jorge Antonio Benítez Calva y Raúl Palomares Palomino, éste último ex colaborador del gobernador en el Infonavit.

Vasconcelos estudio Derecho en la UNAM, donde salió con un promedio de 9.48 y luego se fue a estudiar un doctorado a la Complutense de Madrid.

Una de sus principales experiencias en la Procuración de Justicia fue al lado de Jorge Madrazo Cuéllar, el segundo procurador de Ernesto Zedillo Ponce de León, al que le estalló y le correspondió indagar la masacre de 45 tzotziles en Acteal, Chiapas, a manos de militares.

Por esa matanza, 79 indígenas fueron sentenciados a prisión, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que las pruebas habían sido obtenidas bajo tortura, y posteriormente ordenó la liberación de los señalados responsables de ese hecho.

Concluido el sexenio y terminadas las oportunidades de empleo en la Ciudad de México, Vasconcelos Méndez -hijo del cronista de la Ciudad de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Beltrán, fallecido el año pasado- regresó al terruño.

Realizó diversas actividades, hasta que se encumbró en el Gobierno del Estado, en la administración de Gabino Cué Monteagudo.

En agosto de 2011, y con apenas unos meses en el cargo, Irma Piñeyro -que aceptó irse a un gobierno de oposición-, Cué designó a Jesús Martínez Álvarez, Chuchín, como titular de la Secretaría General de Gobierno.

Y Chuchín se llevó a Vasconcelos Méndez como su coordinador de asesores.
Martínez Álvarez no es un personaje con el mejor de los pasados. Fue secretario general de Gobierno durante la regencia de Manuel Camacho, y como se recordará, junto con Alberto Esteva –amiguis de Gabino- quebró la Ruta 100, la principal red de transporte público de la capital de la república.

Más recientemente, y seguramente porque algo salió mal, denunció que “El Coco” Castillo se había robado 2 mil millones de pesos, cuando éste fue asesor de Cué.

Ya antes, Vasconcelos Méndez había pasado por la Subprocuraduría del Estado y, nada más ni nada menos, que como subsecretario de Gobierno en la administración de Ulises Ruiz Ortiz, durante el conflicto social y magisterial de 2006.

El sátrapa de Ulises Ruiz destituyó a “El Chucky”, y en su lugar designó a Heliodoro Díaz Escárraga, para tratar de negociar con el magisterio. “El Yoyo” se llevó con él al ahora fiscal.

Con la experiencia de haber tenido a esos jefes, no parece darle al nuevo fiscal las mejores recomendaciones.

Los diputados, claro está, conocen su currículum y habría esperar que el haber participado en el gobierno de Gabino no sea un obstáculo para investigar a quien fue su jefe.

Porque Vasconcelos Méndez tiene como obligación legal y, sobre todo moral, llevar la investigación por el saqueo que cometió el exgobernador Gabino Cué Monteagudo.

El senador Benjamín Robles Montoya, días atrás, inició una campaña con la difusión de carteles de “Se Busca”, con la fotografía de Gabino Cué, a la usanza de la oferta de recompensas por la captura de delincuentes del Viejo Oeste estadunidense.

Hasta ahora se ha dicho que el Gobierno del Estado trabaja en la confección de los expedientes para documentar todas las trapacerías cometidas por Cué y sus corifeos en contra del presupuesto del estado.

La Auditoría Superior de la Federación había documentado 10 mil millones de pesos manejados de manera irregular solo en 2014, que no fueron comprobados en tiempo por la administración pasada.

Ya este semanario ha documentado que Gabino Cué logró huir a España. Y se escapó porque, precisamente, la Fiscalía no ha presentado cargos en su contra. Esta ausencia de una investigación ministerial le permite a Gabino disfrutar de los millones que se robó y de saborear las delicias del Mediterráneo.

Al no haber indagatoria, precisamente Gabino pudo salir del país sin ninguna restricción. Es decir, al no existir ni siquiera una solicitud de orden de aprehensión, Cué sigue siendo inocente y, por lo tanto, ninguna autoridad mexicana puede requerir a la del país donde ese personaje se encuentre, su detención con fines de extradición.

También hay que resaltar el hecho de que los partidos que lo postularon hace seis años y medio, PAN, PRD y PT mantienen un silencio cómplice, que amplía el velo de impunidad que todavía cubre a Gabino Cué.

Mientras la fiscalía de Oaxaca no inicie las pesquisas formales, ahonde en el caso, arme la carpeta de investigación, solicite y obtenga la orden de aprehensión y, posteriormente, consiga una sentencia, el Ministerio Público estatal está en falta.

El robo a los ciudadanos, cometido por el ex gobernador y personajes como El Coco Castillo, no puede quedar sin sanción. Ese grupo dejó a Oaxaca en la insolvencia económica y, como ha dicho el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, sin la capacidad de crédito.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión