Quintero en su Tinta

• Calvo Ziga, acusado de fraude en relleno sanitario
• Destino final de basura de Oaxaca, negocio de muchos
• Ecología de capital oaxaqueña, en manos de inexpertos

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Antonio Quintero

El problema de la basura en Oaxaca, se ha ocultado siempre, es más, se ha perfeccionado para además de ocultar, se puedan violar todos los reglamentos, leyes ecológicas, además de transgredir normas ambientales internacionales.

Es un problema que a toda costa han tratado de esconder las propias autoridades encargadas de ello, la correspondencia como tal ha sido omisa, y por ende han buscado a como dé lugar que el problema no sea rebasado en ningún aspecto incluso la de exponer un grave problema de salud pública no nada más hacia el sector que manipula la propia basura, sino que a todas formas y maneras reviente entre la población oaxaqueña, y que por durante muchos años ese peligro de haber creado una severa contaminación no llegue a oídos y ojos de organismos internacionales.

Los funcionarios oaxaqueños han sido buenos para esconder cualquier asunto delicado que los involucre, quemar carpetas, archivos, o hasta edificios -como ha sucedido-, para desaparecer toda huella que puedan evidenciar torpeza, negligencia, ineptitud y corrupción.

Por ello el problema de la basura que se genera en la capital oaxaqueña así como en los 28 municipios conurbados es sorprendente, pues a alguien hace muchos años se le ocurrió comprar varias hectáreas de terreno en el municipio de Zaachila para convertirlo en un basurero a cielo abierto, y sirvió por muchos años como un enorme depósito de basura de todo tipo, hasta hace algunos años esa misma basura ya se presume que se separa pero la realidad es que se hizo poco o nada para frenar tanta basura como la separación de la misma.

No han existido programas de ningún tipo para detener la producción de basura por individuo, pues por familia se produce un estimado de 8 a 15 kilogramos por día, y se general actualmente sólo en la capital oaxaqueña más de ochocientas toneladas de desechos sólidos y más de 23 mil toneladas mensuales de los 28 municipios conurbados.

AYUNTAMIENTOS OMISOS

Desde hace por lo menos cinco trienios el problema de la basura se ha ido agudizando en la capital, pero no se da ninguna solución ni respuesta, tampoco se ha solucionado, por el contrario se ha heredado de una administración a otra, hasta llegar al momento actual del flamante presidente estrella José Antonio Hernández Fraguas que su omisión reventó en la propia tribuna del congreso local oaxaqueño en donde diputados le hicieron un fuerte llamado para solucionar el problema de la basura generada ya que por todos lados había desechos, ocasionando una mala imagen y un problema grave de contaminación.

MIOPÍA DE HERNÁNDEZ FRAGUAS

Ante esa problemática, el edil capitalino, José Antonio Hernández Fraguas, ha arremetido con programas para multar y sancionar a las personas y empresas que sean sorprendidas tirando la basura en las calles, en sus comunicados y conferencias de prensa reiteró que “…se multará a quienes tiren su basura en la vía pública pues se implementará un operativo de vigilancia para detectar a las personas que dejan su basura en las calles y no esperan a que pase el camión recolector durante la ruta programada en cada barrio, colonia y agencia.

Tras identificar a los particulares o los dueños de los comercios –continuó el munícipe-, que realicen esta acción que también contamina el medio ambiente, la Dirección de Servicios Municipales aplicará multas económicas, que de acuerdo con la Ley de Ingresos para el Ejercicio 2017 podrán alcanzar los 905 pesos por primera vez.

El Reglamento de Faltas de Policía para el Municipio de Oaxaca de Juárez establece que son agravios contra la salubridad y el ornato público arrojar o abandonar en lugar público o fuera de los depósitos especialmente colocados, basura, desechos o cualquier otro objeto similar.

Empezaremos a aplicar estas multas, le hemos pedido a los trabajadores del servicio de limpia que nos ayuden a detectar quienes dejan su basura en la calle y aplicar las sanciones correspondientes”.

RELLENO, CAJA CHICA

Sin embargo la generación de basura le proporciona al ayuntamiento capitalino a través del famoso relleno sanitario ubicado en el municipio de Zaachila el ingreso de más de dos millones de pesos por diversos cobros, pero al parecer esos ingresos no llegan a la tesorería pues se quedan en alguna caja chica manejada discrecionalmente como fondo revolvente.

Precisamente en ese sitio el gobierno de Oaxaca compró más de diecisiete hectáreas y desde 1980 se fraguó un proyecto de creación como una planta de composta que nunca funcionó, de ahí todos los gobiernos municipales y estatales hicieron caso omiso de lograr un proyecto auténtico de relleno sanitario.

Se abandonó creando un enorme foco de contaminación y un promedio de vida útil insuficiente.
Por ello, a finales del pasado año 2016 el ayuntamiento de Villa de Zaachila con su nueva administración municipal a cargo de Maricela Martínez clausuró dicho relleno sanitario, metiendo en zozobra a todos esos municipios que “tiraban” su basura en ese lugar. Hoy no se sabe dónde la están tirando. El problema es grave.

TERRENOS INVADIDOS

En los tiempos de Javier Villacaña, seis hectáreas de reciente adquisición fueron invadidas por diversas organizaciones como la 14 de Junio y por el Frente Popular Revolucionario (EPR), provocando con ello mayor conflicto social.

Se renegociaron con el mismo Villacaña, y heredando el problema a Hernández Fraguas que en su reciente informe de los cien días admitió que fueron desalojadas dos hectáreas para que finalmente queden como única opción dos hectáreas con una vida útil de no menos de dos años.

Pero hábilmente José Antonio Hernández reculó cuando, al ser entrevistado por ese desalojo que refirió en su informe. atajó de inmediato que hubo dialogo y se alejó.

No se sabe entonces qué se renegoció a cambio de entregar esos predios irregulares por esas organizaciones y que estaban destinados para ampliar dicho relleno sanitario.

Javier Villacaña precisaba en aquel entonces, en un comunicado y observando lo que ya venía en puerta; “Planeamos que en un futuro cercano, se entablen mesas de negociación con los integrantes del FPR para que unas tres hectáreas sean desocupadas y eliminar la preocupación por adquirir un nuevo basurero”.

También añadía que las mejoras en el lugar derivaron de la sanción que ordenara la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), tras constatar que en el basurero había claras violaciones a las normas de salud.

En aquella ocasión refirió entonces el edil la multa al ayuntamiento capitalino de más de 2 millones de pesos desde el año 2008.

Así entonces las contradicciones de los funcionarios públicos que han ido abonando a toda una red de complicidades y omisiones para salir airosos de los desfalcos, torpezas, y proyectos inconclusos que manipularon en sus administraciones y gobiernos.

CALVO ZIGA, ACUSADO DE FRAUDE

Y desde luego que se necesitaba de un aprendiz de político para que reventara la situación de ese relleno sanitario ubicado en Villa de Zaachila, por lo que en un pliego de diez hojas la empresa Sistemas de Ingeniería y Control Ambiental S.A. de C.V. en voz de Jorge Sánchez desmenuzara las formas y conductas del nuevo Secretario del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (SEMADESO) José Luis Calvo Ziga.

Añadió que la anterior administración gubernamental, culminó su gestión, adeudando a SICA 5.85 millones de pesos, por la operación del relleno sanitario entre agosto y octubre del 2016, cifra respaldada con documentos tipo pagaré, denominados “Cuenta Líquida por Cobrar (CLC)”; así como el pago correspondiente al mes de noviembre del 2016 (alrededor de 1.5 millones de pesos), sin el respaldo de un CLC.

ACUSACIÓN DE SICA

Cuando SICA pretendía entregar la operación del relleno sanitario al término de la gestión gubernamental recién fenecida; el gabinete de transición del actual gobierno estatal en funciones, nos solicitó que continuáramos con la operación de dicho relleno durante todo el mes de diciembre del 2016, comprometiéndose a cubrir el costo correspondiente a este servicio, en cuanto entraran en funciones.

Al inicio de la gestión gubernamental actual, mientras SICA se hallaba operando el Relleno de referencia, casi a fines del mes acordado con el gabinete de transición (diciembre del 2016); se entrevistaron con el recién nombrado titular de la institución de nueva creación Secretaría de Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (SEMAEDESO); dándole a conocer las actividades de SICA en el Relleno de Zaachila, el estatus de nuestra situación contractual y el poco espacio que le quedaba a dicho sitio para seguir confinando basura y los riesgos implícitos de esta situación.

El 27 de diciembre de 2016, refiere Jorge Sánchez nos reunimos nuevamente con Calvo Ziga, donde se acordó que se nos otorgaría un contrato por seis meses para seguir operando el Relleno Sanitario de Zaachila hasta el mes de mayo del 2017 (en el entendido que se incluiría el monto correspondiente a la operación del mes de noviembre del 2016); que se nos cubriría el adeudo pendiente de la administración anterior (con respaldo de CLC) y que se negociaría con el Frente 14 de junio, la recuperación de 2 hectáreas de un polígono adjunto al relleno y que fue invadido por dicha agrupación, después de ser adquirido por el Municipio de Oaxaca, para ampliar la vida útil del relleno; ya que no había mayor espacio en este para seguir confinando basura. En esa reunión estuvieron presentes la Ing. Semadeni, el Ing. Sánchez Gómez y la Lic. Edna Franco abogada de SICA.

Después de varios comunicados presentados a Calvo Ziga, reiterándole la urgencia de resolver los temas acordados, SICA fue convocada a principios de enero del 2017 para hacerle entrega formal de un cheque por la cantidad de $3, 371,120.69, como abono al adeudo que quedó pendiente de la administración pasada.

Entre tanto, se continuó informando a Calvo Ziga, sobre la grave problemática de la operación del relleno sanitario por la falta de espacio, entregándose un informe casi diario sobre dicha situación. Así mismo, se mantuvo la comunicación con el licenciado Rustrián, quien supuestamente seguía trabajando en la estructuración del contrato prometido y manteniendo la postura de que todos los trabajos a desarrollar en el sitio mencionado, debían ser licitados.

Y así se fue el mes de marzo. El 30 de marzo nos reunimos con el Lic. Calvo Ziga en sus oficinas, cumpliéndose cuatro meses de operación del Relleno de Zaachila con la nueva administración y sin contrato. En la reunión se le indicó que al parecer ya se había realizado la negociación para utilizar la superficie de 2 hectáreas que permitiría ampliar la vida útil del relleno de Zaachila y que por tanto era urgente realizar los trabajos de adecuación de dicha zona para poder utilizarla; sin embargo, seguían con la idea de licitar dichos trabajos, a pesar de que no se había logrado ningún avance sobre este tema, desde que nos compartieron sus intenciones el día 13 de febrero.

Asimismo en dicha reunión, se le comentó que ya no teníamos recursos para seguir financiando la operación del relleno y que demandábamos urgentemente el multicitado contrato y el pago por nuestros servicios. Calvo Ziga, se comprometió a pagarnos los 4 meses de operación realizada, aunque no hubiera contrato alguno, por lo que nos indicó que presentáramos a la brevedad las facturas correspondientes. Así mismo, el Lic. Rustrián nos informó que no podían entregarnos el contrato de referencia, porque la Secretaría de Finanzas no les había indicado la partida que se afectaría para cubrir los servicios de operación del relleno sanitario de Zaachila y que como no estaba autorizada la estructura de la SEMAEDESO, su titular el Lic. Calvo Ziga, no podía signar ningún documento oficial, al no estar facultado para ello.

El 31 de marzo, el Ing. José Ángel Álvarez González, coordinador general de Servicios Municipales del Municipio de Oaxaca, nos informó que se había liberado la superficie de 2 hectáreas del polígono adjunto al sitio, por lo que era urgente iniciar con los trabajos de adecuación del mismo, con el fin de cambiar el frente de trabajo y operar el relleno en condiciones de mayor seguridad y solvencia. Lo anterior se le comentó al Lic. Rustrián, señalándole que se olvidara de licitar la adecuación de la zona negociada y que tomaran decisiones para evitar seguir en una situación de alto riesgo, si ya se tenía liberado el espacio deseado.

Es importante señalar que las facturas solicitadas por el Lic. Calvo Ziga, para pagarnos el adeudo correspondiente a cuatro meses de operación ya cubiertos, fueron presentadas vía la oficialía de partes, incluyendo un informe que contiene los registros de los embarques de residuos que ingresaron al Relleno de Zaachila, entre el 1º de noviembre de 2016 y el 31 de marzo de 2017.

El lunes 3 de abril, sin más ni más, alrededor de las 10:30 hrs., el Lic. Rustrián comunicó por vía telefónica, que ya tenía a la empresa a la que SICA, debía entregarle la operación del Relleno de Zaachila, por instrucciones del Lic. Calvo Ziga. Se le comentó que antes de ello, se tenía que solventar el tema de la contratación pendiente por la operación de dicho relleno y el pago correspondiente; respondiendo que ya teníamos la palabra del Lic. Calvo Ziga para pagarnos y que por tanto era un tema ya resuelto. Ante tal situación, se le reiteró que necesitábamos una garantía de cumplimiento de los compromisos y que no teníamos por qué entregarle a ninguna empresa la operación del sitio; más bien hasta que quedara resuelta contractualmente nuestra situación con el Gobierno Estatal, la SEMAEDESO podría proceder de la manera que quisiera con la empresa que eligieran, pero no a través de SICA.

Haciendo caso omiso a nuestros argumentos, se presentó en el relleno de Zaachila con integrantes de la empresa Alianza Empresarial Larbin (AEL), para proceder a la entrega de la operación del Relleno de Zaachila, como si se cambiara de calcetines, sin ninguna formalidad institucional de por medio. El C. José Luis de la O, empleado de SICA, les indicó que no se encontraba ningún representante legal de nuestra empresa y que no podía tomar ninguna decisión al respecto, recomendándoles que se comunicaran con los titulares de SICA. Por la tarde, se presentaron nuevamente integrantes de la mencionada empresa AEL, ingresando ilegalmente al sitio con el respaldo de la SEMAEDESO, para tomar fotografías y levantar una lista del personal de SICA que laboraba en el Relleno de Zaachila, señalándoles además que nuestra empresa no seguiría operando, que iban a quedarse con nuestro personal y que les pagarían más dinero.

El martes 4 de abril la empresa AEL se presentó nuevamente en el Relleno Sanitario de Zaachila, pretendiendo ingresar a la fuerza e introducir una excavadora marca Caterpillar Modelo 325 C, acompañados con un notario y esgrimiendo un contrato signado por el Lic. Calvo Ziga, por 6 millones de pesos para operar el Relleno Sanitario de Zaachila por tres meses. Se les impidió la entrada gracias a la intervención de la abogada de SICA, Lic. Edna Franco, al señalarles en términos jurídicos que estaban cometiendo un delito. Llama la atención que, en un solo día (sin dar cumplimiento a la Ley Estatal de Obra Pública), el Lic. Calvo Ziga haya firmado un contrato con la empresa AEL, considerando que con nosotros lleva más de tres meses pretendiendo elaborar un contrato por actividades que ya se realizaron. Así mismo, cómo puede instrumentar una contratación de algo a futuro, cuando no ha resuelto la contratación de lo ya realizado.

Por otro lado, si no está autorizada la estructura de la SEMAEDESO, su titular el Lic. Calvo Ziga, no puede signar ningún documento oficial como el contrato con la empresa AEL, al no estar facultado para ello. Pero aún hay más, la Ley Orgánica del Estado de Oaxaca faculta a la SEMAEDESO, para regular el manejo y la disposición final de los residuos sólidos y no la contratación de servicios o de obra pública, ya que se convierte en juez y parte. Sin duda estamos ante un grave problema de conflicto de intereses, por lo que la CONTRALORÍA debe actuar en consecuencia y aclarar, no ayudar a remediar este grave conflicto institucional.

Finalmente, el miércoles 5 de abril, utilizando la protección y escudándose en las amenazas de agitadores pertenecientes al Frente 14 de Junio, y con el apoyo y complacencia de la SEMAEDESO, la empresa esquirol AEL, ingresó violentamente al Relleno Sanitario de Zaachila, pisoteando nuestra presencia en un sitio de trabajo avalado genuinamente por nuestra labor de más de cinco años, ultrajando nuestros derechos como empresa prestadora de servicios profesionales, poniendo en riesgo la integridad física de nuestro personal e impidiendo cumplir con un trabajo acordado originalmente con el Comité de Transición del actual Gobierno Estatal en funciones. Era evidente que nuestra presencia ya resultaba incomoda, al entrar en juego los intereses personales del titular de SEMAEDESO, quien más bien se comporta como un delincuente ambiental.

Además, aprovechándose de las necesidades y deslealtad de ciertos exempleados nuestros, se quedaron con parte de nuestro personal, el cual está debidamente capacitado para realizar las actividades cotidianas que se realizan en el Relleno Sanitario de Zaachila; personal que fue adiestrado a lo largo de mucho tiempo, con sesiones teóricas y de campo asistidas directamente por el Ing. Sánchez Gómez. Sin duda, con este acto por demás insultante a la dignidad laboral, ya que es un vil atraco; pretenden estos rapaces, asegurar la buena operación del relleno, pero y todo lo demás (¿el manejo del biogás, el control de los lixiviados, la sustentabilidad del sitio, el mantenimiento de los equipos de control???

Paradójicamente, el mismo día en que se estaba cometiendo semejante abuso de autoridad, pleno de prepotencia y virulencia; en las oficinas de la SEMAEDESO, se estaba llevando a cabo un evento para instalar el Comité de Transparencia de esta institución; lo cual se interpreta como un acto mentiroso, lesivo y sin compromiso alguno para la sociedad oaxaqueña, algo así como una mascarada.

Continuando con los abusos, el 7 de abril se presentaron intempestivamente en el Relleno de Zaachila, funcionarios de la SINFRA y la SEMAEDESO, así como personal de la empresa esquirol AEL, exigiendo al personal de SICA la entrega del sitio con sus instalaciones (como si no estuvieran en él), incluyendo los sistemas para el control del biogás y lixiviados, sin previa comunicación y sin identificarse oficialmente. Al respecto, el Ing. José Pérez Rosas Residente de nuestra empresa en dicho relleno, les indicó la imposibilidad de llevar a cabo dicha diligencia, ya que no se encontraban los representantes legales de SICA; no obstante, insistieron en realizar al menos un recorrido, aun cuando todas las instalaciones que existen en dicho sitio, ya fueron entregadas oficialmente a la SINFRA (Existen las actas de entrega-recepción oficiales, levantadas en su oportunidad).

El recorrido se llevó a cabo, por la virulenta exigencia del supervisor de la SINFRA Arq. Héctor Hernández; comprobándose el perfecto funcionamiento del equipamiento de los sistemas de biogás y lixiviados, como se señala en el acta que se levantó al final del recorrido. Se acordó al finalizar dicho recorrido, en realizar una reunión el martes 11 de abril a las 9:00 horas en el citado Relleno, para cotejar los equipos e instalaciones propiedad de SICA y las que son del propio sitio; como si no se hubiera hecho ya, una entrega recepción oficial de dichas instalaciones. Por cierto, tanto la SINFRA como la SEMAEDESO, no se presentaron a la reunión acordada, denotando la irregularidad de las acciones y de los abusos que han cometido para con SICA.

La cosa no ha quedado ahí, en estos momentos nos encontramos en graves dificultades para sacar nuestros equipos del relleno sanitario, ya que la SEMAEDESO se ha confabulado con la SINFRA y ahora nos están haciendo las cuentas del gran capitán, para evitar que podamos legítimamente llevar nuestros equipos a buen recaudo, incluso estamos preocupados porque hemos sufrido amenazas veladas, de golpeadores del frente 14 de junio.
Esta es la historia de un latrocinio perpetrado con saña y alevosía por un disque funcionario estatal, que privilegiando sus intereses personales, pisoteó los derechos de nuestra empresa, de nuestros trabajadores, de la población oaxaqueña con la cual estamos comprometidos, de la institución a la que en teoría debería de servir con honestidad; pero sobre todo al cargo que le fue conferido, cargo que debería honrar anteponiendo a sus intereses personales, el genuino interés público que es la protección del medio ambiente.

Es triste que el primer titular de la SEMAEDESO, en lugar de dignificar su puesto, opere abusivamente y se comporte como un delincuente ambiental, amparándose en el respaldo institucional que le brinda el Gobierno del Estado de Oaxaca. La vara que está dejando a futuro a quienes entregará la estafeta de su puesto, es muy corta, basta con qué privilegien la honestidad en sus actos, para superar con mucho, el actuar de este pseudo-funcionario.

La característica que delinea y define este abusivo atropello, es la mentira; el Lic. Calvo Ziga mintió sistemática y persuasivamente, buscando que nos confiáramos mientras urdía su “plan ranchero”, en aras de privilegiar sus malsanos intereses. Sería bueno recordarle que un hombre de bien, es aquel que, según José Martí, “ama la verdad y la defiende, aun cuando esté en riesgo la propia vida”.

Así de esta forma ha sido acusado el Secretario del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (SEMADESO), José Luis Calvo Ziga, es un funcionario más que debe ser renunciado de manera inmediata, su permanencia podría estar desacreditando la imagen del nuevo gobierno estatal… ¡Hasta la próxima!

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión