Política Inconfesable: Cadena perpetua

• Incontables tropelías cometidas durante la administración Cué Monteagudo
• Germán Tenorio es solo la punta de la hebra, falta encarcelar a muchos más

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Rodrigo Villar

La actividad política se encuentra asociada a la corrupción y enriquecimiento brutal de la mayoría de los que se dedican a esa, que fue noble tarea, hace ya muchos años.

Cuando caen del árbol las manzanas podridas, y vemos la gusanera que contienen, nos asustamos y comenzamos a repartir mentadas y descalificaciones contra los ladrones del pueblo.

Estimado lector. Es la misma escena siempre ¿no? Porque nos hacemos, y vemos la podredumbre tan normal. ¿Por qué será?

Creemos que en nuestro fuero interno campea el conformismo, en una mezcla muy rara con el cinismo de cada uno de nosotros.

Es una y otra y otra y otra y el estado de Oaxaca no se cae.

No pasa nada, parece que repetimos para nuestros adentros, nos resignamos, y estamos a la espera de que otro ladrón llegue para expoliar aquello que aun sea despojado.

Al fin no pasa nada. ¿Verdad?

Hace unas semanas cayó una rata no tan menor. ¿Y cuándo caerá el canguro mayor, el sujeto ese de nombre Gabino Cué Monteagudo, el mismo que se presentó a nuestros ojos como el salvador del estado hace más de seis años?

El mismo que incumplió sus promesas, no podemos decir que no cumplió su palabra, porque a toda vista no tiene palabra, ni pudor, ni vergüenza, y no se diga lo más sagrado que todos tenemos.

Sabemos que, o por lo menos así se nos ha hecho entender, que el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa no será permisivo con los corruptos, ladrones que atracan a los más pobres, a sabiendas de que nuestro estado está entre los mayormente empobrecidos a nivel nacional.

Por tal razón esperamos como ciudadanos que todo aquello que se le esté fincando a Gabino Cué, encuentre sustento jurídicamente, para no dejarle la mínima posibilidad de un recoveco por el cual pueda evadir la justicia.

Así es, Gabino Cué es el que falta principalmente para que los ciudadanos tengamos certeza de que habrá justicia, de que ya no se puede tolerar la bajeza humana de robar a los pobres, y permitirles que se vayan como si no pasara, como la fresca mañana dirían nuestros mayores.

Así, deseo recordar –para que no se nos vaya a olvidar el día de mañana- que en la nefasta administración de Gabino Cué Monteagudo, el que fuera su secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, elaboró un incalificable fraude, fraude en la compra de medicamentos, servicios médicos y obras que no se llevaron a cabo, que nunca existieron.

Eso sí, muchos de los exfuncionarios públicos de Oaxaca aprendieron muy bien –a pesar de que la mayoría son de cuna humilde- a vivir como junior’s, y en las ciudades más caras del primer mundo, como es Estados Unidos.

A todo lujo, bien comidos, bien vestidos y lo demás que usted imagine.

Al corrupto de Germán Tenorio, se le llegó a ver gastándose lo que se robó en San Francisco, California. Una de las ciudades con el más alto estándar de vida en el mundo, y lo fueron a pescar en Guadalajara. Ironías de la vida. Se zafó como trucha, y en un pequeño estanque lo fueron a cachar.

Esta rata, de un grupo que está huido de tierras oaxaqueñas y nacionales, fue el personaje principal de distintas tramas corruptas. Una de ellas fue el escándalo en la adquisición de un avión tipo Cessna AIRCRAFT con matrícula XB-LKO, con un costo aproximado 3.5 millones de pesos, con dinero del erario –del presupuesto público-.

En su haber se encuentra el desvío de 2 mil millones de pesos que debieron aplicarse en el pago de institucionales y no institucionales. De ahí se derivó la escasez de medicamentos, insumos, materiales, equipos e infraestructura para apoyar a la sociedad en general.

Ese tipo innombrable se hizo memorable –en la historia negra de la corrupción y la omisión- porque en su función como secretario de salud de nuestro estado, 14 mujeres dieron a luz en la calle, porque se les negó el servicio médico.

El catálogo de pillerías de este sujeto es enorme. Además desvió tres mil 534 millones 280 mil pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA).

Y no encontró mejor momento para irse como las ratas, cuando el barco se va a la deriva, cuando le renunció a su jefe, el canguro mayor (le digo así por ratota) Gabino Cué.

Se fue el 10 de junio de 2015 cuando el agua le llegó al cuello con un paro de labores en 735 Centros de Salud, 20 Hospitales Comunitarios, 13 Hospitales Generales y Tres Hospitales de Alta Especialidad.

Éstos son solo recortes de una historia siniestra, una de las muchas que se barajan entre nuestra distinguida clase política.

Ya no queremos que se queden como testimonios de la corrupción, queremos que se les castigue, con lo que se merecen, al traicionar la confianza de un pueblo pobre como el de Oaxaca: con cadena perpetua.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión