Los Bazucazos de… Diálogo, una necesidad en el PRI

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Ubaldo Díaz

Los 89 priistas, sin trabajo y sin responsabilidad partidista, están dispuestos a seguir su pelea y presionar para que la candidatura presidencial para el 2018, surja de una consulta entre la militancia, aunque ello, podría representar un suicidio político. En el tricolor han jugado en otras épocas a la democracia y les ha ido muy mal, la más reciente con Roberto Madrazo, perdieron las elecciones presidenciales y se fueron al tercer lugar.

Sin embargo, los reclamos y presiones de esos políticos no se resuelven restándoles liderazgos o descalificándolos como lo intentó el senador jalisciense Arturo Zamora, quien les dijo despectivamente que los políticos de “café” tienen poco que aportar a su partido, aunque Encarnación Alfaro, rápidamente le respondió que la política se hace en cualquier parte, inclusive tomando un café.

Olvidan los militantes que, sin importar el método elegido para seleccionar a su candidato presidencial, lo primero que deben hacer es cambiar la mentalidad de sus militantes gobernantes. En el pasado reciente, el principal enemigo contra el que tenían que luchar era el interno; las traiciones, fracturas y deserciones abundaban, hoy son las malas acciones de sus militantes llevados al poder.

Por eso, la petición realizada por un selecto grupo de militantes de ese partido que pretenden llevar a la Asamblea del partido, obliga hacer una revisión de lo sucedido las dos ocasiones en que el PRI intentó democratizarse.

Esa primera ocasión fue en 1999, cuando se abrió la convocatoria para que todos los electores pudieran seleccionar al candidato presidencial del PRI de un grupo restringido de cuatro participantes.

Francisco Labastida Ochoa, secretario de Gobernación; Roberto Madrazo Pintado, gobernador de Tabasco; Manuel Bartlett Díaz, exsecretario de Gobernación, de Educación Pública y exgobernador de Puebla y Humberto Roque Villanueva, ex dirigente nacional del PRI, atendieron la convocatoria y se registraron como aspirantes presidenciales. Y el resultado final fue catastrófico.

Pero ahora, evidentemente con la instrucción de Ochoa Reza, el secretario general de la CNOP, el senador con licencia Arturo Zamora, dio un giro total a sus declaraciones de apenas 48 horas antes, para abrir el diálogo con un grupo de priistas inconformes.

Zamora, quien los había acusado de pretender destruir al PRI, ahora los exhortó a dialogar y exponer abiertamente dentro del PRI sus demandas, inconformidades y quejas.

“El PRI es y será un espacio abierto a la reflexión colectiva, plural y propositiva. Que nadie tenga duda”, rectificó. El político jalisciense invitó a los rebeldes a trabajar unidos y con plena responsabilidad en los trabajos rumbo a la XXII Asamblea Nacional, “y para encaminarnos al triunfo en el 2018.

“La XXII Asamblea Nacional será el parteaguas hacia la construcción de un partido aún más competitivo y representativo, capaz de conducir las transformaciones que el país requiere”, les explicó.

Para ello les pidió ir a un debate amplio, con sentido autocrítico y constructivo sobre el proyecto nacional al que aspira el PRI, así como analizar lo que va bien y lo que deben mejorar sus gobiernos en alianza con los ciudadanos.

“Tenemos confianza, identidad y principios; pero sobre todo, tenemos unidad y cohesión; continuaremos consolidando el partido plural y popular de la mayoría ciudadana y de sus causas, el partido de los resultados de gobierno”, concluyó.

Previamente, a través de la exgobernadora de Yucatán y ex secretaria general del CEN del PRI, Ivonne Ortega Pacheco, el grupo disidente había pedido diálogo a la directiva nacional de Ochoa Reza y la posibilidad de presentar propuestas propias durante la XXII Asamblea Nacional prevista a concluir el 12 de agosto próximo con la asistencia del presidente Enrique Peña Nieto. Total, que le bajaron presión a la inquietud de ese grupo y habrá diálogo.

INVESTIGACIONES DEL SAT

Se sabe al interior del SAT, de Osvaldo Santín, pues ya se investiga la manera de operar por parte de la filial de Pemex, Compañía Mexicana de Exploración (COMESA), que dirige Adán Oviedo, por el momento están documentadas triangulaciones de pagos a proveedores a través del outsourcing), dinero que se cobra puntualmente, pero llega incompleto a las empresas prestadoras del servicio; tal fue el caso de la firma Fecoisa, de Alfonso Villarreal, quien demandó a finales del año pasado por el incumplimiento de pago de poco más de 30 millones de pesos.

Justo en este contexto, sorprende el que presuntamente haya desaparecido al interior del INAI, a cargo de Francisco Javier Acuña, el expediente sobre la solicitud de transparencia llevada a cabo por la propia Fecoisa, en donde se solicita los pormenores del actuar de Oviedo Pérez en su paso como funcionario público en Pemex Exploración y Producción de 2001 a 2007, en donde podría aparecer directa o indirectamente en temas tan polémicos como Schlumberger y Odebrecht.

CNDH Y LA LEY DE EJECUCIÓN PENAL

El diputado federal del PRI, Armando Luna Canales, presentó una iniciativa para reformar la Ley Nacional de Ejecución Penal, además de la ley de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a fin de establecer una obligación a cargo de las autoridades penitenciarias y las relativas a la implementación de las mejoras en los penales, para elaborar un programa de cumplimiento y atención del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria. La propuesta plantea otorgar una atribución más a la CNDH para que, además de calificar la situación de los penales, también pueda evaluar el programa para la aplicación de las observaciones establecidas en dicho diagnóstico. El objetivo es que se atiendan las observaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a fin de mejorar las condiciones de los internos en los centros de reclusión y readaptación social.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión