LOS NEGOCIOS OSCUROS DEL COCO CASTILLO Y BENÍTEZ TIBURCIO

Cortesía del Correo de Oaxaca/Arturo Soriano

2a de 3 partes

En el estado de Oaxaca, Alberto Benítez Tiburcio fue subsecretario de Planeación, Programación y Presupuesto de la Secretaría de Finanzas del gobierno del Estado de Oaxaca (SEFIN) del gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

PRESIDENTES MUNICIPALES

Los presidentes municipales electos y en funciones de ese entonces, se quejaban del acoso que padecían de los promotores de una empresa denominada “Servicios de Inteligencia en Finanzas, Empresarial y Gubernamental, S.C.” (SIFEG), cuyo representante legal según documentos es Adán Tapia Peña y socio de Viridiana Manzano Barranco, esposa de Alberto Benítez

Sifeg, S.C. tenía contratos de servicios de asesoría fiscal, financiera, administrativa y contable a los municipios más importantes del estado de Oaxaca.

Con el argumento de “bajarles” recursos del gobierno federal, era el gancho para poder contratar a los municipios con Sifeg.

Los recursos a los que se referían ya estaban etiquetados como “ajustes cuatrimestrales” que disponía la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SH y CP). Dichos recursos estaban contemplados en la Ley de Coordinación Fiscal, en el artículo 7, relativo al Fondo General de Participaciones, no era cuestión de gestión de la empresa Sifeg.

INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

La información de los ajustes cuatrimestrales llegaban a la Secretaría de Finanzas y esta los pasaba a la oficina de Sifeg que trabajaban en complicidad con Alberto Benítez Tiburcio, quien tenía el acceso a la información privilegiada.

A los ediles les vendían la idea de que Sifeg podía “bajarles” recursos por determinada cantidad que por ley ya se les había autorizado, a cambio de un módico 30 a 50 por ciento, dándose así el tráfico de influencias, dada la información privilegiada y confidencial que manejaba el subsecretario de Planeación, Programación y Presupuesto de la Secretaría de Finanzas del gobierno del Estado de Oaxaca (SEFIN), Alberto Benítez Tiburcio.

El despacho (SIFEG), suscribía convenios y contratos de prestación de servicios para que a los ayuntamientos se les manejara su facturación, pago de nómina, administración de recursos y pago de impuestos.

Alberto Benítez Tiburcio manejaba a su arbitrio, desde su posición privilegiada en la Secretaría de Finanzas, la información de las asignaciones de los municipios, no sólo de los Ramos 28 y 33, sino asimismo, de los “ajustes cuatrimestrales” que otorga la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Más de dos mil quinientos millones de pesos, amasaron Adán Tapia Peña, Viridiana Manzano Barranco y Alberto Benítez Tiburcio, quienes dicen que actualmente presumen sus vehículos y camionetas de súper lujo, Mercedes Benz y Ferrari, Rolls-Royce, Ferrari, Lamborghini y Maserati, así como también proyectos de desarrollo en Huatulco, gracias a la abierta complicidad con quien tenía acceso a dicha información privilegiada, el hermano de la actual presidenta del Organismo Nacional de Mujeres priistas (OMPRI), Mariana Benítez Tiburcio, y cuñada de la excandidata al Senado de la República por el Partido Verde Ecologista de México en Oaxaca, Viridiana Manzano Barranco.

EMPRESAS FANTASMAS Y FACTURAS MILLONARIAS

Alberto Benítez y Viridiana Manzano Barranco y sus socios de Sifeg (Adán Tapia y compañía), inundaron de facturas de empresas fantasmas a todos los municipios qué asesoraron durante seis años que duró el gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

Sifeg y Benítez obligaron a los ediles a cometer el delito de evasión fiscal. Sifeg le facturó a sus clientes (autoridades municipales) cantidades exorbitantes mensualmente por concepto de asesoría administrativa y financiera.

MUNICIPIOS VÍCTIMAS DE BENÍTEZ Y SIFEG

Las facturas de Sifeg al municipio de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, que facturaron por 262 mil pesos por asesoría del mes de febrero y 254 mil pesos por asesoría del mes de abril de 2023 de la empresa Sistemas Empresariales la Gioconda S.A. de C.V.; y para colmo la empresa Supervisora Administrativa Empresarial S.A. de C. V. Facturó 142 mil pesos de asesoría del día 7 de agosto y 725 mil pesos en el mismo día y mes.

Factura de la empresa Consultoría Especializada en Servicios Municipales “Barslom”, S.A. de C.V. por 390 mil pesos emitida el 6 de marzo de 2013.

Así los tres años de gobierno municipal de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco pagó más de 15 millones de pesos por concepto de asesoría facturas de empresas fantasmas de Adán Tapia y Viridiana Manzano con absoluto conocimiento de Alberto Benítez.

Otro municipio que fue víctima de los tráficos de poder de Benítez y Viridiana fue el municipio de Santa María Huatulco, que Sifeg facturó en el mes de marzo de 2013 con facturas de la empresa, Sistemas Empresariales la Gioconda S.A. de C.V. 266 mil pesos por asesoría; en el mes de septiembre la empresa Sustento Real Empresarial S.A. de C.V. le facturo 182 mil pesos y 162 mil pesos por asesoría.

MUCHAS VÍCTIMAS

Municipios de los Valles Centrales como Santiago Suchilquitongo, Villa de Mitla, Tlacolula de Matamoros, Villa de Etla, Ejutla de Crespo, San Francisco Telixtlahuaca, Reyes Etla, San Pablo Etla, Magdalena Etla, etc. fueron clientes cautivos en los tres años de gobierno municipal.

Municipios de la región del Istmo como Salina Cruz, Santa María Pochutla, Juchitán de Zaragoza, Santo domingo Tehuantepec, etc. quedaron inundados de recursos y facturas de empresas fantasmas que evadieron el fisco.

Según datos y documentos se calcula que más del 65 % de los 570 municipios del estado de Oaxaca, fueron los clientes de Sifeg, empresa ligada en el tráfico de poder de Alberto Benítez Tiburcio y su esposa, Viridiana Manzano Barranco junto con su socio Adán Tapia.

 

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión