POLÍTICA CONFESABLE.

Javier Villacaña visto por los ojos de la Auditoría Superior

Sucios y malos manejos en la alcaldía de Oaxaca de Juárez.

Falta de transparencia, negligencia, o ¿dónde quedó el dinero?

¿Jorge Villacaña Jiménez, sabrá en dónde están estos recursos?

Cortesía del Correo de Oaxaca/Tomás Ezequiel Toledo

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), acaba de presentar el Informe de resultados de la fiscalización de la Cuenta Pública 2016, que en el caso de Oaxaca presenta los resultados del último año de mal gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

Ah, sí, pero también de la alcaldía que llevó Javier Villacaña, desde diciembre del año pasado secretario de Administración del gobierno estatal.

Y sí, Gabino dejó un desastre en ese año, y si bien es relevante, también hay que echar un vistazo a la forma en que se manejó Villacaña.

Vale la pena, por la responsabilidad que ahora lleva y debería aprender de sus pifias de entonces, porque entonces la responsabilidad ya no sólo es de él. Y ahí el costo es otro.

Son esencialmente tres auditorías.

Veamos.

La (ASF), revisó una muestra de 64.6 por ciento de los 113 millones 993 mil 800 pesos -esto es 73 millones 692 mil pesos- de los recursos federales transferidos durante 2016 desde el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal.

“Se determinó́ un subejercicio de los recursos del fondo por 7 millones 164 mil al 31 de diciembre de 2016, de los cuales 100 mil 600 pesos corresponden a intereses generados en la cuenta bancaria del fondo”, informó la auditoría.

Esa falta derivó en una promoción de responsabilidad administrativa, esto es que no alcanza una denuncia penal.

No obstante, determinó que “el municipio registró inobservancias a la normativa, principalmente en materia de destino de los recursos y obras y acciones sociales… igualmente incumplimientos en las obligaciones de transparencia sobre la gestión del Fondo, ya que el municipio no dio a conocer, al término del ejercicio fiscal, los resultados alcanzados con la aplicación” del dinero.

Otra auditoría revisó 141 millones 317 mil 400 pesos, que el mismo año se hizo al municipio desde el mismo fondo.

Ahí, el órgano fiscalizador determinó una probable recuperación de recursos por un millón 132 mil 400 pesos.
Y he aquí donde se vislumbran las mañas de Villacaña:

735 mil 800 pesos por la falta de documentación comprobatoria y justificativa del destino de los recursos obtenidos con un crédito del que se realizaron pagos por amortización de intereses con recursos del fondo, y que fueron contratados durante el ejercicio fiscal de 2016.

359 mil 500 pesos por el pago con recursos del fondo por concepto de deuda pública que no contó con la autorización del Congreso del estado de Oaxaca ni fue inscrita en el Registro de las Obligaciones y Empréstitos del Estado y Municipios.

Y 37 mil pesos por los intereses generados en la cuenta bancaria de la Secretaría de Finanzas del Gobierno del estado de Oaxaca del fondo, que no fueron transferidos a los municipios del estado de Oaxaca.

También de aquellas transferencias se determinó́ un subejercicio de los recursos por 21 mil 500 pesos al 31 de diciembre de 2016.

DE SIETE OBSERVACIONES SÓLO HAN SOLVENTADO DOS

Por el mal manejo de estos recursos, la auditoría determinó siete observaciones, de las cuales sólo la alcaldía solventó dos.

La tercera auditoría revisó 72.9 por ciento de los 729 millones 264 mil 700 pesos que la administración de Villacaña recibió por fondos federales ese año.

La auditoría recordó que en el marco del Sistema Nacional de Fiscalización suscribió́ convenios de coordinación y colaboración con las Entidades de Fiscalización Superior de las Legislaturas Locales, con el objeto de coordinar y fortalecer las acciones de fiscalización de los recursos federales transferidos a las entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales.

Así, diseñó una estrategia de fiscalización coordinada con las auditorías estatales, cuyo objetivo es incrementar la cobertura en la revisión del gasto federalizado, evitar la duplicidad en las auditorías realizadas e impulsar la homologación de criterios, normas y metodologías de auditoría, que son objetivos sustantivos del Sistema Nacional de Fiscalización.

En los resultados, se determinaron recuperaciones probables por 66 millones 998 700 pesos mil de pesos, integrados por 36 millones 104 mil 700 pesos por la falta de documentación comprobatoria y justificativa que compruebe el destino de los recursos de Participaciones Federales a Municipios; 26 millones 65 mil pesos por los pagos de un crédito bancario contratado en el ejercicio 2016 del que no se presentó́ la documentación comprobatoria y justificativa que acredite el destino y aplicación de los recursos obtenidos con dicho crédito.

También, 4 millones 829 mil pesos mil por el pago con recursos de participaciones municipales de conceptos pagados no ejecutados de dos obras, pagos de trabajos que no cumplen con las especificaciones convenidas y con mala calidad en una obra, y pagos de tres obras que no fueron localizadas en la visita física realizada.

Informó la ASF: “En el ejercicio de los recursos, el municipio registró inobservancias a la normativa, principalmente en materia de obra y deuda pública, así́ como de la Ley General de Contabilidad Gubernamental y de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados del Estado de Oaxaca, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 66 millones 998 mil 700 pesos. Las observaciones determinadas derivaron en la promoción de las acciones correspondientes”.

Ello deriva de que durante la administración de Villacaña el municipio no dispuso “de un adecuado sistema de control interno que le permita identificar y atender los riesgos que limitan el cumplimiento de los objetivos de los recursos de participaciones; la observancia de la normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió́ en las irregularidades determinadas en la auditoría”.

Y concluye: “el municipio de Oaxaca de Juárez, Oaxaca, no realizó una gestión eficiente y transparente de los recursos de participaciones, apegada a la normativa que regula su ejercicio y no se cumplieron sus objetivos y metas”.

Es entonces de esperar que Villacaña haya aprendido, que no repita los casos de opacidad y uso de los recursos federales con otros fines.

Bueno, la cabra siempre tira al monte.

Todas estas cantidades millonarias estarán en cuentas privadas de su hermanito Jorge, es pregunta.

 

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión