EDITORIAL

ZEE un sueño guajiro en Oaxaca.

Una Zona Económica Especial, es un área delimitada geográficamente, ubicada en un sitio del país con ventajas naturales y logísticas para convertirse en una región altamente productiva. Su objetivo es democratizar la productividad, a nivel regional, para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país.

Algunos de los beneficios de los que estas zonas pueden gozar, son: fiscales y laborales, un régimen aduanero especial, un marco regulatorio ágil, una infraestructura de primer nivel, programas de apoyo (capital humano, financiamiento, innovación), así como estímulos y condiciones preferenciales.

En 2016 el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales en Puerto Lázaro Cárdenas, que incluye municipios vecinos de Michoacán y Guerrero; la del Corredor del Istmo de Tehuantepec, en los polos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca; y la de Puerto Chiapas, en Chiapas.

Es más, con bombos y platillos, Peña Nieto, anunció una inversión superior a los cinco mil millones de dólares y más de 12 mil fuentes de empleo en el Istmo de Tehuantepec en las primeras semanas al aterrizar las tres primeras Zonas Económicas Especiales (ZEE), pero todo se fue a la basura gracias a la anarquía y a la impunidad con la que se han conducido en las últimas décadas algunos “dirigentes” o “luchadores sociales” en nuestro estado de Oaxaca.

Todo ese dinero y todas esas fuentes de empleo están ahora en el vecino estado de Chiapas, gracias –insistimos-, a la burocracia del joven gobernador de nuestro estado y de sus demás antecesores que nada hicieron por aplicar el estado de derecho, con la cual, se garantizaría incluso nuestros derechos humanos como ciudadanos.

Sólo en Oaxaca pasa que un “luchador Social” o “dirigente” sindical violente la Ley a su arbitrio, imponga sus condiciones y mantengan como rehén a millones de oaxaqueñas y oaxaqueños; solo en Oaxaca pasa que las mismas autoridades le teman a estos parásitos que ni siquiera aportan nada para el desarrollo y progreso al estado, eso sí, están en los mejores cargos ganando un dinero de nuestros impuestos que no se merecen.

Consideramos que estos tecnócratas, además de no conocer las necesidades de los habitantes del territorio oaxaqueño, tampoco quieren a Oaxaca, debido a que no han levantado un dedo para darle lo que merecen. Por citar algunos ejemplos: Un Diputado Local, Federal y un Senador de la República no le interesa en lo más mínimo lo que le pase a sus electores que votaron por ellos, pues priorizan más sus acuerdos políticos para continuar mamando del presupuesto público.

Algunos de estos “luchadores Sociales”, “líderes” o políticos, han sido evidenciados con enormes cuentas bancarias en otros países, enormes mansiones de lujo, vehículos, cuyas familias siempre están viajando al extranjero, pagado por supuesto con nuestro dinero. ¿Pero, de donde obtuvieron ese dinero si nunca han trabajado? pues gracias al cargo público y todavía buscan reelegirse.

El punto es que en Oaxaca galopa la anarquía y corrupción, pues gracias a los bloqueos carreteros, marchas, protestas y manifestaciones sin causa justificada, los inversionistas que van a participar en estas Zonas Económicas Especiales, prefirieron llevar ese recurso multimillonario a Chiapas, por considerarlo un estado en donde se aplica el estado de derecho y no existe una protesta y manifestación ni causa que vaya a dañar los proyectos.

Las Zonas Económicas Especiales iban a ser en Oaxaca y concretamente el Istmo de Tehuantepec, el parteaguas para terminar con el rezago económico que ha enfrentado por décadas, pues hay que admitir que tenemos gobernantes millonarios que gobiernan municipios y municipios llenos de pobreza, pues pese a la riqueza de nuestro estado, todo el dinero se invierte en cuentas bancarias justamente de nuestros políticos, luchadores Sociales” y “líderes”.

Durante una visita que realizaron los responsables de este ambicioso proyecto, entre ellos Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la autoridad federal para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, resaltó que “con estas primeras Zonas Económicas Especiales vendrán inversiones, programas y obras públicas y privadas que generarán miles de empleos aquí, en Puerto Chiapas, con influencia en todo el estado y Centroamérica; en Lázaro Cárdenas, con efectos en Michoacán y Guerrero; y en Coatzacoalcos, Veracruz, como parte del desarrollo del Istmo”, pero no el Istmo de Tehuantepec, sino lo que comprende la zona ístmica.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión