POLÍTICA CONFESABLE: GABINO CUÉ Y LOS 95 LADRONES.

JORGE CASTILLO DÍAZ

Se busca banda que asaltó Oaxaca.

Cortesía del Correo de Oaxaca/Tomás Ezequiel Toledo.

Vaya que Gabino Cué Monteagudo y un nutrido grupo de quienes formaron parte de su equipo se despacharon con la cuchara grande.

Y todo, a juzgar por los resultados que presentó la Secretaría de la Contraloría ante el Congreso del estado, donde lo más relevante fue la revelación que la Fiscalía solicitó, y obtuvo del Poder Judicial, 95 órdenes de aprehensión contra ex funcionarios del sexenio pasado, y se confirma que al menos hubo irregularidades por mal manejo de los fondos, superiores a 7 mil millones de pesos.

La Auditoria Superior de la Federación (ASF), le había documentado más de 10 mil millones a la administración de Cué.

No obstante, más allá de las cifras habría que saber cuántas de esas detenciones ha logrado realizar la fiscalía, porque hasta ahora sólo se sabe de los dos ex secretarios de Finanzas, Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud Viñas, por presunto peculado de más de 2 mil millones de pesos, y del ex titular de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, señalado por probable abuso de autoridad y de un supuesto desvío de mil 500 millones de pesos.

Esto, en el rubro de los peces gordos. Porque además resulta evidente que para que esos tres sátrapas movieran 3 mil 500 millones de pesos, está claro que necesitaron cómplices.

El principal, claro, Gabino Cué, que difícilmente podrá alegar que no sabía de esos movimientos, que ocurrieron si no a sabiendas, al menos en sus narices.Otro es El Coco Castillo, también conocido como El Caco Castillo.

PERLA WOLRICH FERNÁNDEZ

Ahora bien, si de esa lista de 95 ex funcionarios no ha habido más detenciones, porque tampoco se han confirmado, el año está por concluir y si bien con todos los delitos que ocurren en Oaxaca a diario, los agentes no se dan abasto, sí es necesario que se logren las capturas.

Esto, en dos vertientes principales: la aplicación de la justicia y la recuperación del dinero, habida cuenta que el gobierno actual inició con un déficit, que todavía arrastra, debido al saqueo de las arcas del estado en el sexenio pasado.

Otra de la información que se proporcionó a los legisladores tiene que ver con el famoso helicóptero comprado por Ulises Ruiz y dejado para chatarra por Cué.

De lo que se conoce, la nave está en el despiece, cuando Gabino debió recurrir al pago del seguro que se contrató y que, según la Contraloría, ha causado hasta ahora un daño de 10 millones de dólares a la Hacienda estatal, unos 189 millones de pesos, al tipo de cambio publicado el viernes por el Banco de México.

La principal complicidad provino de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, que estuvo a cargo de la panista Perla Woolrich, quien hoy está perfectamente escondida, no vaya a ser que su nombre esté en la lista de los 95, y Manuel de Jesús López, quien fue procurador con Gabino.

Según el informe de la contraloría al Congreso, esa dependencia no hizo nada o si actuó fue de manera incorrecta y ello permitió las irregularidades por 7 mil 353 millones de pesos.

Con la administración de Alejandro Murat se inició un conjunto de 25 auditorias a los fondos federales y estatales por 5 mil 44 millones de pesos y encontró anomalías en tres temas por 177 millones 300 mil pesos.

En su mayor parte, involucran a las dependencias de los detenidos este año, Salud y Finanzas, pero también en Vialidad y Transporte. La investigación continúa su curso.

Respecto del helicóptero de Ulises, que se accidentó en 2009, el aparato nunca se llevó a reparación y se dejó prácticamente en el desgüece, y no se hizo efectivo el seguro por parte de Cué, lo que implicaría un daño al patrimonio del estado.

MANUEL DE JESÚS LÓPEZ

¿COLMENARES, CANDIDATO?

Cuentan que a la diputada federal de Morena, Araceli Damián González, se la chamaquearon en su propio partido.
A la legisladora, que forma parte de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, desde la dirigencia nacional le pidieron que, en la integración de la terna de candidatos a auditor para los próximos años, incluyera a David Colmenares.

Ella, sin saber los antecedentes de este personaje y las ligas que tiene con el poder, lo propuso, junto con Benjamín Fuentes y José Luis Nava.

Obviamente, el PRI y PAN dejaron pasar a Colmenares, quien fue secretario de Finanzas en el gobierno de Heladio Ramírez López.

Siempre siguiendo el camino del hueso y de la abyección, Colmenares fue coordinador de delegaciones de la Secretaría de Hacienda, cargo al que lo nombró, Francisco Gil Díaz.

La diputada no lo sabía, aunque pudo echarse un clavado al menos en Google para buscar los antecedentes de Colmenares, pero Colmenares fue asesor de Diódoro Carrasco Altamirano, en el sexenio 1992-1998, quien fue secretario de Gobierno con Rafael Moreno Valle y de Antonio Gali, en Puebla.

ULISES RUIZ ORTIZ

Mala cosa que Morena haya dejado pasar, y sobre todo proponer, a Colmenares, que como dicen los que saben, es el típico político que cuando una autoridad pregunta qué horas son, se arroja a sus pies y responde: “las que usted diga, señor”.

No hay que tener mucha imaginación de lo que haría Colmenares con un cargo como el de fiscal superior de la federación.

La Auditoria Superior de la Federación es uno de los pocos instrumentos del Estado mexicano que ha logrado salir airosa en su ejercicio profesional y ha podido documentar, en los años recientes, los hoyos financieros provocados por la corrupción.

En manos de Colmenares se pudriría sin remedio.

 

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA DIGITAL DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
"
Spot Semanario de Opinión