La Tía Justa: Hombres malos

Buenas las tengan sobrinos y sobrinas.

Espero las hayan pasado bien y me refiero a estas vacaciones de recogimiento.
Y mientras ustedes descansaban panza arriba en alguna playa o en su azotea, la información no dejó de fluir, como es su costumbre.

Destaca, desde luego, las detenciones de Tomás Yarrington Ruvalcaba, en Italia, a petición del gobierno de Estados Unidos la de Javier Duarte, en Guatemala.

Así es sobrinos y sobrinas, aunque en México se ofreció una recompensa de 15 millones de pesos a quien diera información sobre su paradero –el de Yarrington y Duarte, no el del informante-, nomás no aparecían.

A Yarrington no cabe duda que lo apresaron cuando menos se lo esperaba; el video de su detención y su cara de ¿what? no dejan lugar a dudas, amén de la participación de la policía italiana y de la DEA.

Pero lo de Duarte…es tierra fértil para el sospechosismo, diría Santiago “el Chamaco’’ Creel.

Y no es por hacerle al “Canelas’’ pero en tooodooooo el país queda esa sabor amargo, casi casi encabronamiento de que luego de todaaassss las cosas que se dijeron y publicaron sobre la red familiar que tejió Duarte para robarse una cantidad incuantificable de millones de pesos, nada más haya sido detenido él.

¿Y el supuesto diario de la esposa de Duarte, Karime, en la que decretaba tener derecho a la “abundancia?
¿Y las averiguaciones previas en contra de sus suegros, supuestos prestanombres del ex gobernador, y de su concuño y de su cuñada?

Porque no se puede explicar de otra manera que se les haya permitido ir de Guatemala a Colombia y de ahí tomar un vuelo a Londres, a menos, claro, que Yunes Linares haya montado lo de bodega, incluido el famoso diario.
¿Cómo por qué?
Ora, no se rían. Yo no lo dije.
El caso de Yarrington es cosa aparte.

Luego de que la policía italiana y agentes de la DEA de Estados Unidos lo detuvieron, aquí la PGR emitió un boletín en el que se colgaba parte de la medalla.

Al día siguiente la propia policía italiana se encargó de tirar la mentira; precisó que la detención había sido consumada a petición del gobierno de Estados Unidos que acusa al tamaulipeco de delincuencia organizada, lavado de dinero, conspiración para introducir toneladas de droga y creo que hasta del asesinato de Kennedy.
En México, a partir de la captura, comenzaron a revivir sus expedientes: todos llegan a la conclusión que durante su gubernatura, en Tamaulipas creció la delincuencia organizada
¿Qué recibió a cambio?
Dejen les cuento una anécdota.

En los inicios de su gobierno, cuando se creó la Conferencia Nacional de Gobernadores en la administración de Vicente Fox –recuerden que la Conago surgió de una iniciativa de los entonces gobernadores José Murat, Ricardo Monreal y Juan S. Millán, de Oaxaca, Zacatecas y Sinaloa, respectivamente- hubo una reunión de los gobernadores en Mazatlán.

Estos –o sea los gobernadores -, fueron hospedados en un hotel precioso, ubicado al final de la costera mazatleca.
Pueblo Bonito se llama o llamaba ese hotel.

Sólo dos periodistas estábamos alojados en ese pedacito de cielo –su querida tía y otro cuyo nombre me reservo- que había sido cerrado para la reunión de los gobernadores.

Todos fueron llegando en el transcurso de la tarde. Habría una cena el día de la llegada, un desayuno al siguiente y luego la reunión que terminó entre tres y cuatro de la tarde.
O sea, estadía de menos de 24 horas en el hotel –hermosísimo, reitero-.

El caso es que fueron llegando todos, con sus asistentes, secretarios y sus etcéteras, con una o dos maletas, y custodiados por máximo tres personas.

Yarrington llegó con 14 maletas y custodiado por una docena de guardaespaldas.
Fue tal el contraste de la llegada de Yarrington –incluso con el del propio gobernador Millán, el anfitrión, que llegó solo con su chofer y un acompañante-, que el tamaulipeco fue la comidilla de esa reunión de la Conago.

Como quiera, el ahora detenido concluyó su sexenio, eso sí, cargado de sospechas que ahora lo tienen en la mira del gobierno de EUA y en la del gobierno de nuestro país, aunque por la forma en la que fue detenido parece que la visión de nuestras autoridades tiene cataratas.

El bad hombre detenido en Italia quiso ser candidato presidencial; no tenía ninguna oportunidad y entonces decidió sumarse a la candidatura de Arturo Montiel, que fue destrozado mediáticamente cuando “alguien’’ filtró sus negocios, hechos al amparo del poder. El candidato fue Roberto Madrazo.

El ex gobernador será extraditado a Estados Unidos, según un acuerdo entre las autoridades de allá y las de acá.
Y como ocurre cada mil años cuando se captura a un pez gordo, todo el país espera que despepite los nombres de sus socios, protectores, prestanombres, ya sabe, de toda la familia.
Siempre es así y siempre ocurre lo mismo: nada.

Yarrington, al igual que Duarte, tienen muchas cosas que declarar, muchos nombres que citar, muchas historias que contar.

Pero también es seguro que tienen bajo la manga información para protegerse, para negociar, incluso con las autoridades de Estados Unidos; cierto, son malandrines pero en el tiempo que estuvieron prófugos, sobre todo Yarrington, debieron hacer un “guardadito’’ -y no de dinero-, para cuando fuera necesario.

De acuerdo con la información disponible, seguro que al tamaulipeco ya no lo veremos nunca más en México.
A Duarte puede ser que más pronto de lo que se piensa.

EL TERCERO

En graves problemas se encuentra el presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, luego de que el asesino material de un empresario organizador de la feria la capital de Morelos lo incriminara como el autor intelectual.

Blanco ya se había curado en salud cuando, un días después del homicidio y detención del matón, envió a su secretario general a leer un comunicado en el que se decía que “tenían información’’ de que las Procuraduría local estaba presionando al asesino para incriminar al alcalde, cuando ni siquiera se conocía la declaración ministerial del sicario.

Es de sobra conocido el pleito entre Blanco y el gobernador –es un decir- del estado, Graco “El Fantasías’’ Ramírez, derivado, primero, de la madriza que el jorobado le puso en las urnas al PRD y después por la negativa del presidente municipal para adherirse al mando único policial.

El ex futbolista es un analfabeta político; cree que su fama, que le llevó a ganar Cuernavaca, le puede llevar a la gubernatura.

Y cree que lo puede hacer sin negociar con las mafias locales, las políticas y las que no lo son, pero no deja de ser un sueño producto de su ignorancia.

Por lo pronto, si la Procuraduría local se va a tomar en serio las acusaciones, el ex futbolista tendría que ir tramitando un amparo.
Blanco, bienvenido a la política.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión