PARA QUE NUNCA SE NOS OLVIDE

Cortesía del Correo de Oaxaca/Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Largo camino desde 1810 hasta la Consumación de la Independencia.

La libertad de expresión en México está garantizada: Lorenzo Meyer.

Belisario Domínguez, ejemplo de honestidad y valentía como legislador.

Misterioso supuesto contagio del presidente Trump de EU por Covid19.

 No distinguimos la verdad de la mentira.

Por eso qué es más importante para el hombre, mujer o lo que sea, encontrar la felicidad o realizar una obra digna de su condición humana.

Ciertamente escoger lo mejor. Como en el cuento de Los tres cochinitos.

Porque si no, viene el viento y levanta las carpas vacías en el zócalo. Como ayer.

El 27 del mes de septiembre que acaba de terminar, pero de 1821 celebramos el aniversario de la consumación de la independencia.

Para que esto tampoco no se nos olvide, nuestro hijo el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes nos adentra, gracias al Diario Oficial de la secretaría de Gobernación, al proceso de Independencia de México iniciado por Miguel Hidalgo, el 16 de septiembre de 1810, continuó por once años hasta su consumación en 1821.

Vicente Guerrero, el líder de la resistencia insurgente en las montañas del sur, buscó un acercamiento con las fuerzas realistas que lo combatían, para sumarlos a la causa independentista.

Agustín de Iturbide, jefe de las fuerzas virreinales, había sido llamado por los conspiradores de La Profesa para encabezar un movimiento contrarrevolucionario, de manera que no entrara en vigor la Constitución de Cádiz, de inspiración liberal y en la que se había suprimido la Inquisición.

La intención consistía en restaurar el poder monárquico del antiguo régimen y para ello se debía pacificar primero al país.

Al constatar Iturbide que no podría derrotar rápidamente a Guerrero, cambió de estrategia y de planes y aceptó negociar la paz y la independencia con el líder insurgente.

Con el respaldo de la clase política, del ejército y de los insurgentes, el 24 de febrero de 1821 Iturbide proclamó el Plan de Iguala, que proponía la independencia absoluta de España, un gobierno monárquico constitucional reservado a Fernando VII o algún otro miembro de la casa reinante, la igualdad de derechos civiles para todos los habitantes de la Nueva España y la creación del Ejército de las Tres Garantías, que defendería los principios de Independencia, Religión y Unión.

El virrey Juan Ruiz de Apodaca criticó el Plan de Iguala y ordenó combatir a Iturbide, cuyas tropas aumentaron visiblemente en los meses de abril a junio, y a dominar las principales plazas y ciudades de la Nueva España.

Mientras tanto, en la Ciudad de México, los oficiales de los cuerpos de órdenes, dirigidos por el teniente coronel Francisco Buceli y los capitanes Llorente y Carballo tomaron Palacio y despojaron del mando a Apodaca, el 5 de julio de 1821. La lucha por la independencia estaba asegurada, sólo faltaba acordarla formalmente.

El 30 de julio desembarcó en Veracruz el liberal Juan O’Donojú, quien fungía como jefe político superior y capitán general de Nueva España, en sustitución de Apodaca.

El 4 de agosto, O’Donojú envió una carta a Iturbide, pidiéndole una entrevista, que se realizó en la villa de Córdoba.

El 24 de agosto se firmaron los Tratados de Córdoba por los que se reconocía al Imperio Mexicano como soberano e independiente de España.

Se instauraba un gobierno monárquico constitucional moderado.

Se nombraba una Junta Provisional Gubernativa, la cual designaría una regencia compuesta por tres notables, quienes se encargarían del Poder Ejecutivo.

Se convocaría a las Cortes para promulgar la Constitución Política, encargando a O’Donojú ser el interlocutor para que la ciudad capital se entregase sin derramamiento de sangre.

Ante el avance del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el mariscal de campo Francisco Novella, responsable de la plaza, se reunió con los líderes del movimiento libertario el 13 de septiembre en la hacienda de Patera, para convenir la entrega de la ciudad.

Los realistas capitularon y el 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante entró victorioso a la capital. Al día siguiente, la Junta Provisional Gubernativa promulgó el Acta de Independencia del Imperio Mexicano.

El ideal de Hidalgo, de Morelos, de Josefa Ortiz, de Leona Vicario y de miles de compatriotas que habían luchado por la independencia y la libertad de nuestro país se cumplió en esta fecha. Día de fiesta y solemne para la Nación.

La Bandera Nacional deberá izarse a toda asta.

Nos indica el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

SER CRÍTICOS CON LA VERDAD

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Tras la movilización ayer del Frente Nacional Anti-AMLO (Frena), que amplió su plantón en el Zócalo capitalino, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a sus opositores que “no coman ansias”, esperen las elecciones del próximo año y que se someta a la revocación de mandato en el primer trimestre de 2022 para resolver sus diferencias por la vía democrática.

“En tanto nos apoye el pueblo, vamos a seguir con el gobierno del país”.

Respuesta justa a los pocos que no lo quieren.

Tiene toda la razón el historiador Lorenzo Meyer cuando advierte, en una entrevista y da a conocer en la primera plana El Universal, que hasta antes del primero de diciembre de 2018 México vivía en un ambiente de censura.

Pero que hoy la libertad de expresión está garantizada.

No obstante, critica que en los medios de comunicación hay una pluralidad sesgada que se enfoca en los tropiezos del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y no en los avances.

Hay que tener una prensa plural. La prensa tiene que ser libre. Sin libertad de prensa no hay democracia. Pero este medio de pluralismo es bastante ambiguo.

Puede haber uno por aquí y uno por acá, la pluralidad puede estar sesgada.

Rechaza el también profesor del Colegio de México que el Mandatario haya puesto en riesgo la libertad de expresión a través de sus señalamientos contra la prensa y personas que lo critican.

De hecho, asegura don Lorenzo Meyer que la libertad de expresión es un pilar de la Cuarta Transformación, y si en algún momento el presidente limita ese derecho y hubiera censura, “tocaría de muerte” a su proyecto político”.

Nosotros, que coincidimos con el filósofo Meyer, ofrecemos una humilde opinión.

Criticar de ninguna manera puede ser acusar, calumniar, hacer malos a todos. Es decir, destruir.

Un buen examinador, en cambio, es aquel que juzga, porque quiere ayudar a mejorar. Critica para empujar hacia arriba. Y comparte resultados.

El prevaricador es todo lo contrario. Goza al subrayar los aspectos negativos. Le disgusta el mundo que lo rodea y que tiene, por desgracia adentro.

Nos atreveríamos a calificar así a quienes abren la mano para no decir. O para mal calificar.

Hay muchos. Los leemos, desgraciadamente todos los días.

No se debe difundir lo que no se ha comprobado. Rumores. Sospechas. O nos lo dijeron fuentes creíbles, como sucede con frecuencia.

No dejemos de decir la verdad. Ni vendamos el silencio.

Así de simple.

LA VERSIÓN OFICIAL CON INTEGRIDAD

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Sí, José Antonio, Belisario Domínguez destacó por la valentía con la que criticó al gobierno ilegítimo de Huerta.

En 1953, por decreto presidencial, el Senado de la República instituyó la medalla Belisario Domínguez, para honrar a las mujeres y hombres mexicanos que se distinguen en grado eminente como servidores de la Patria.

Con agrado hemos leído sobre el chiapaneco Belisario Domínguez que, por no estar de acuerdo con el gobierno, lo sacrificaron.

La versión oficial que publica el Diario Oficial de la Federación y nos acerca el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes, lo describe con integridad:

“El senador Belisario Domínguez fue asesinado el 7 de octubre de 1913, por órdenes del dictador Victoriano Huerta, a quien había denunciado valientemente desde la tribuna parlamentaria. Belisario Domínguez, era originario de Comitán, Chiapas, donde nació en 1863. Estudió medicina en París, Francia. Además de ejercer su profesión, fue un opositor a la dictadura porfirista y se adhirió al maderismo.

En 1911 fue electo presidente municipal de Comitán y un año más tarde, senador suplente por Chiapas.

Fue senador propietario en marzo de 1913, por la muerte del senador titular Leopoldo Gout. Belisario Domínguez destacó por la valentía con la que criticó al gobierno ilegítimo de Huerta.

El 23 de septiembre de 1913, pidió el uso de la palabra para dar a conocer un texto en el que afirmaba que el informe presentado por Huerta ante el Congreso de la Unión estaba plagado de falsedades y mostraba un panorama muy distinto a la realidad nacional.

Al no poder pronunciarlo, hizo circular su discurso, en el que expresó: Indudablemente, señores senadores, que lo mismo que a mí, os ha llenado de indignación el cúmulo de falsedades que encierra ese documento.

¿A quién se pretende engañar, señores? ¿Al Congreso de la Unión?

No, señores, todos sus miembros son hombres ilustrados, que están al corriente de los sucesos del país y que no pueden ser engañados. Se pretende engañar a la nación mexicana, a esa patria que, confiando en vuestra honradez y vuestro valor, ha puesto en vuestras manos sus más caros intereses.

El pueblo mexicano no puede resignarse a tener por presidente de la República a don Victoriano Huerta, al soldado que se apoderó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular…

La representación nacional debe deponer de la presidencia de la República a don Victoriano Huerta…

El 29 de septiembre, Belisario Domínguez requirió a los legisladores que firmaran la solicitud de renuncia de Huerta.

El 7 de octubre, dos hombres lo sacaron con violencia de su habitación.

Días después, su cadáver fue encontrado en el cementerio de Coyoacán.

Las protestas ante el artero crimen obligaron a Huerta a disolver el Congreso y a encarcelar a más de cien diputados.

Belisario Domínguez se transformó en un símbolo de la lucha contra la tiranía.

En 1953, por decreto presidencial, el Senado de la República instituyó la medalla Belisario Domínguez, para honrar a las mujeres y hombres mexicanos que se distinguen en grado eminente como servidores de la Patria.

Día de luto y solemne para la Nación.

La Bandera Nacional deberá izarse a media asta. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

ASÍ DE SIMPLE

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Del sorpresivo caso de Covid que nos comenta el colega don

Fernando Alberto Irala Burgos coincidimos igual que la terapeuta y doctora doña Rosa Chávez Cárdena, cuyo texto adelantamos.

No creemos equivocarnos, con ambos. Usted es el juez.

Así de simple.

“Seguramente el contagio de Covid del presidente Trump es estrategia de campaña y marketing para promover el tratamiento con Remdesivir de los laboratorios Gilead Sciences.

“Van a sembrar que se alivió rapidísimo, porque el negocio es millonario.

La caja con 6 ampolletas cuesta $3200 dólares (unos $70 mil pesos)

No se le nota ningún síntoma. Como especifica Irala. Rosa Chávez”

El Werito Donald ya fue dado de alta, ayer. Y de inmediato se quitó el “bozal”. Y regresó a la Casa Blanca. Añadimos nosotros.

Irala Burgos nos informó el domingo:

Fue sorpresivo, pero no sorprendente, el contagio del presidente Trump, de su esposa y de varios colaboradores de su equipo, de Covid-19, que en el caso del mandatario lo ha llevado al hospital con resultados aún inciertos.

Mientras los partes médicos y la escasa información oficial nos hablan de un caso leve ante el que se han exagerado las precauciones, los rumores en los medios y en las calles pintan un cuadro más delicado.

A un mes escaso de la elección que definirá la reelección de Trump o su pronto relevo, durante la semana las notas y comentarios se referían más bien al primer debate entre los candidatos, sus peculiaridades y secuelas.

De pronto, el súbito anuncio de la infección presidencial, y el posterior internamiento hospitalario del paciente, cambiaron el foco de atención y las reflexiones.

Tan incierta como se ha vuelto la vida y el futuro en tiempos de pandemia, habrá que esperar el desenlace inmediato de su evolución.

Si, como se ha anunciado, Trump es dado de alta y su restablecimiento es bueno, probablemente la incidencia del suceso en el proceso electoral será menor.

Habrá que sopesar, Nsin embargo, cómo se impacta el ánimo y la percepción social con el suceso, entre quienes verán a un hombre vulnerable y lastimado por el virus, hasta quienes subrayen su resistencia física y su reincorporación plena a sus responsabilidades.

Pero si la recuperación no llega tan rápido como se pronostica, si hay secuelas de la enfermedad, o si simplemente pasan los días sin que haya noticias contundentes, el pánico se apoderará primero de los mercados y luego del ambiente político.

De otras opciones, mejor ni las mencionamos. Pero existen.

Como la opinión de la doctora Chávez Cárdenas, añadimos.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión