UNA FALTA DE RESPETO A LOS TEHUANOS

Durante décadas, el municipio de Santo Domingo Tehuantepec ha sido objeto del saqueo descarado de sus alcaldes pasados y en turno, que no ven en este municipio más que la forma de enriquecerse.

Haciendo una remembranza desde Bernardino Betanzos, que gobernó la tierra de la inmortal Sandunga en el período 1987–1989 hasta nuestros días, podemos tener suficiente evidencia que son las mismas calles de hace décadas, pues en los barrios, colonias, secciones y agencias municipales, no ha llegado el alumbrado público, no hay drenaje y tampoco electrificación.

Los mismos tehuanos cuentan que a partir de Venustiano Gutiérrez Reyna, en el trienio 1993–1995, sólo se ha hablado de saqueos al erario público; asimismo, del ingeniero Felipe Orozco Rodas  (1999–2001); el Mushe Martín Flor de Jesús Vásquez Villanueva (2002–2004); José Enrique Ojendis Garfias    (2005–2007); Diego Santos Díaz (2008–2010); José Luis Villalobos Villalobos (2011–2013), Donovan Rito García, la Huachicolera Yesenia Nolasco Ramírez y hoy la actualmente “Naranjera” Vilma Martínez Cortez.

¿Qué han hecho por Tehuantepec? Ni siquiera en la lista que hemos enumerado hay uno que haya hecho algo por Tehuantepec, por ello, esta ciudad ha sido y probablemente seguirá siendo la caja chica de muchos vivales que al engatusar al pueblo o comprar la alcaldía -como ocurrió con la naranjera Vilma, que se colgó ante el efecto AMLO -, mismos que seguirán saqueando las arcas públicas municipales. Algo peor para los paisanos tehuanos es que los propios líderes como “Tacho Canasta”, y otros más, han traicionado con sus acciones al pueblo. Mushes al fin.

Es común observar a dichos “líderes” de organizaciones cada 15 días en la tesorería municipal, cobrando no sólo ellos, sino también sus hijos, amantes en turnos y hasta tiempos extras, esto, con la finalidad de no provocarle más dolores de cabeza a la NARANJERA Martínez Cortez.

La riqueza cultural, gastronómica y colonial, son más que evidentes en la tierra de la inmortal Sandunga, lo que ha valido que este municipio sea pieza clave para que el turismo nacional y extranjero lo visite, pues también llegan a conocer la casa de la benefactora de Tehuantepec, doña Juana Catarina Romero, que al igual que el propio municipio, en sus colonias, barrios, secciones y agencias municipales, luce desierta, abandonada y en la miseria.

La Presidenta Municipal; Vilma Martínez, ha creado varias empresas constructoras, atravez del su padrote, perdón su marido el mancornador “RACIEL CABRERA” que de acuerdo con documentos que obran en una fuente digna de todo crédito, son los que se están embolsando el dinero del presupuesto, así como consiguiendo facturación chueca, para evadir al fisco.

Mientras que Tehuantepec está sumido en la miseria, en el abandono y en la pobreza extrema, la alcalde gasta varias docenas de millones de pesos para financiar a sus padrinos, cuyo monto millonario bien podría valer la pena para construir varias escuelas con todas las comodidades y presentaciones, o al menos, pagar el agua potable por la cual sufren diariamente los tehuantepecanos.

Lo que Vilma Martínez muestra en medios impresos diariamente, es la supuesta riqueza, pero visitar el casco urbano de Tehuantepec, es algo diferente, denigrante y una falta de respeto a los tehuanos.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión