DEMUELEN CASAS EN SALINA CRUZ

• HICIERON A UN LADO A LOS VERDADEROS DAMNIFICADOS Y COMENZARON CON EL INMUEBLE DE FUNCIONARIO DE PESCA JOSÉ LUIS VÁZQUEZ JIMÉNEZ

Por ALFREDO LUIS

SALINA CRUZ, OAX.- Aunque se debería de priorizar a los más afectados por el sismo de 8.2 grados en escala de Richter, ocurrido la noche del pasado siete de septiembre, funcionarios gubernamentales, decidieron comenzar con el inmueble del director de pesca, del gobierno del estado José Luis Vázquez Jiménez.

La Secretaría de Infraestructura y el Ordenamiento Territorial Sustentable (SINFRA), inició en este municipio con las primeras demoliciones de las viviendas que presentan daño estructural y que resultaron afectadas por el terremoto que colapsó el Istmo.

El coordinador de maquinarias de (SINFRA), Enrique Bernal, explicó que comenzaron con una vivienda situada en la colonia Deportiva y de ahí siguieron con una más en barrio Santa Rosa, donde los trabajos se realiza bajo un estricto cuidado para no generar un mayor daño a las viviendas colindantes.

El funcionario detalló, que para este procedimiento, los solicitantes deben presentar el folio que les otorgó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), una carta de liberación del propietario y la firma de dos testigos o vecinos colindantes.

El servidor público dijo que para estos trabajos, e se apoyan con cinco retroexcavadoras y consideró que de las 96 viviendas que están consideradas como daño total, existe la posibilidad que solo un sesenta por ciento, sean demolidas ya que la mayoría de los afectados aún lo están considerando.

Asimismo enfatizó que estos trabajos no generan ni un costo a los solicitantes, porque es parte de la ayuda que está brindando los tres órdenes de gobierno a las familias afectadas por el terremoto.

Doña María Luisa Vega Camacho, con ojos llorosos observaba como su casa donde crecieron sus tres hijos y donde vivió toda su vida, era demolida por una retroexcavadora, en el barrio Santa Rosa.

Con palabras entrecortadas, narró que para ella, sus tres hijos, nieto, su mamá y una cuñada, el día del terremoto “fue algo muy espantoso porque fue muy desesperante poder salir de la casa por encontrarse en el tercer piso y al llegar al piso de debajo de la casa tronó muy feo”.

“Cuando nos pusimos a salvo, lo primero que hicimos fue orar y agradezco a dios que estaba con todos mis hijos y mi nieto y la casa que hoy se va, fue fortaleza para nosotros ese día. Esperábamos ya que la tierra nos tragara”.

Comentó que desde ese día ya no pudieron quedarse en su casa, y tuvieron que irse a vivir con su mamá cambiándole prácticamente la vida, porque no estaban preparados para esto.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!