GUSTAVO SÁNCHEZ CABRERA Y SUS MENTIRAS.

• LA JUSTICIA TARDA, PERO LLEGA Y EL DESERTOR DE LA MILICIA, TENDRÁ QUE ENFRENTARSE A LA JUSTICIA PARA PAGAR HASTA EL ÚLTIMO CENTAVO.

Por ALFREDO LUIS.

SALINA CRUZ, OAX.- Al igual que su entrañable amigo José Manuel Ángel Villarreal, Gustavo Sánchez Cabrera, tendrá que enfrentarse a la justicia para pagar hasta el último centavo como también lo hará el director y editor general del diario “Marca” ´La Historia de Oaxaca´.

Utilizando las redes sociales, el desertor de la milicia busca desviar la atención del verdadero objetivo que lo aqueja, ya que durante varios años, el licenciado Sergio Gregorio Amaro Chong, le tendió la mano y le prestó grandes cantidades de dinero, como se ha demostrado ante las autoridades federales.

Sin embargo, con la idea de no pagar esas deudas que contrajo, como cualquier mozalbete, a Gustavo Sánchez Cabrera, se le ocurrió que con inventar chismes y hacer imputaciones falsas, se iba a desviar la atención de la deuda, por lo cual, por años de manera infructuosa, se ha dedicado a dañar moralmente la figura del director y editor general de Semanario de Opinión Voz del Istmo.

Pero lamentablemente y para mala suerte de Gustavo Sánchez Cabrera, hay un viejo refrán que dice: “La Justicia tarda, pero llega”, por lo cual, tarde que temprano, el malandrín tendrá que enfrentarse a su triste realidad, y para no ir a prisión, tendrá que pedirle dinero a su tío el pedófilo Gilberto Sánchez, ya que habrá de enfrentarse a su triste realidad.

Como bien lo ha dicho Amaro Chongo, siempre va estar a favor de la libertad de expresión, pero jamás va a permitir que se escriba sin bases y pruebas, por ello, en más de una ocasión, ha retado públicamente al desertor para que acuda a las autoridades de los tres niveles de gobierno y denunciar lo que escribe, sin embargo, no lo ha hecho.

Aunque hay que admitir que hace algunas semanas Gustavo Sánchez Cabrera, acudió a la Fiscalía del estado, pero no a denunciar, sino a desahogar unas diligencias, pues fue citado por el titular de la Agencia del Ministerio Público, para que devolviera 35 mil pesos que le birló a un conocido contador, al venderle un terreno que tiene dueño, en la Salinas del Marqués.

“La Justicia tarda, pero llega”, es un proverbio con el que se expresa el pensamiento de que las malas acciones, más tarde o más temprano, tienen una consecuencia. Un uso común, dada la realidad en la que vivimos, es su aplicación literal a la administración de justicia, que se retrasa, pero no se para, con lo que acaba llegando.

Así que, quien comete un delito, puede ver su juicio retrasado incluso años y puede dar la sensación de impunidad, pero al final los juicios llegan y con ellos las penas, y eso es lo que le va a pasar a Gustavo Sánchez Cabrera, pues tendrá que pagar lo que debe, o sea, como la canción: tomó chocolate, ahora paga lo que debes.

Finalmente, los actuarios del juzgado lo han ido a visitar en más de una ocasión a su domicilio particular en Morro Mazatán, agencia municipal de Tehuantepec, pero su esposa La Pollera, lo ha negado, incluso, lo defiende al decir que su esposo ya no vive ahí, desafortunadamente tendrá que asumir su responsabilidad, ya que hay otro emplazamiento que está pendiente por desahogarse.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión