EDITORIAL

Literalmente, para poder llegar a la zona del Istmo de Tehuantepec, tienes que traer blindaje contra bloqueos carreteros y chalecos anti balas, esto por si las dudas vienes conduciendo y te encuentras un bloqueo carretero y en ese lugar al crimen organizado se le ocurre realizar disparos o atacar a alguien que trae en la lista.

¿Suena como a broma verdad?, Pues no! es la realidad! De esta forma viven los habitantes del Istmo de Tehuantepec: con temor y zozobra, pues los operativos de la Fiscalía del Estado de Oaxaca y de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, han sido un fracaso cada vez que se implementa en municipios como Salina Cruz, Juchitán y Matías Romero.

El gobierno del estado que encabeza Alejandro Murat, ha gastado miles de millones de pesos en cursos y talleres en la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Pública, pues de acuerdo con el gobierno del joven oaxaqueño, las autoridades encargadas de aplicar y procurar la justicia, deben de estar bien capacitadas.

Sin embargo, todo parece presumir que esos adiestramientos se han ido al caño o a la basura, pues docenas de crímenes que ocurren en municipios y regiones de Oaxaca no han sido resueltos, ni siquiera el 15% de estos delitos que se cometen con más frecuencia a plena luz del día, han sido frenados por dichas autoridades.

Hoy en día la violencia en el municipio de Juchitán de Zaragoza forma parte del común denominador, que vagamente, los paisanos, esperan que en alguna ocasión frene la ola delictiva que mantiene en jaque no solo a las autoridades encargadas de combatirlas, sino al mismo pueblo.

Homicidios y robos en Juchitán, secuestros y asaltos en Matías Romero, lo mismo en la Costa Oaxaqueña, mientras que en la ciudad de Oaxaca, localizar el cuerpo de personas despedazadas ya es algo común y de la que se están acostumbrando en Valles Centrales.

En este tenor, al parecer al gobernador de Oaxaca no le importa cuanta gente se encuentre en estos momentos al borde del colapso, pues como bien dicen en este municipio, ya no es el mismo y sus calles se encuentran invadidas de integrantes de bandas criminales que se disputan diariamente el poder y el dinero mal habido.

Por eso mismo, presumimos que al joven gobernante de la Verde Antequera, le preocupe más el triunfo en esta jornada electoral a su candidato predilecto, en lugar de preocuparse por frenar el alto índice delictivo que agobia a oaxaqueñas y oaxaqueños.

Para poder frenar la alta mortandad en Oaxaca, es necesario que haya voluntad por parte de Alejandro Murat y sus colaboradores, que desde que iniciaron en su sexenio, lo único bueno que han hecho es amasar grandes fortunas y trabajar con disciplina para llevar al poder a quién los va a mantener en nómina en caso que el electorado vote por ellos.

Ahora sí, Alejandro Murat hace honor a la melodía de moda hoy en día titulado: “El Mango Relajado” pues mientras que en Juchitán sigue la violencia, en Matías Romero los secuestros, en Oaxaca los despedazados, el gobernador de Oaxaca: relajado, relajado, relajado…

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA IMPRESA DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión