EDITORIAL 727.

Campañas electorales demagogas.

¿Cómo definir la presente campaña electoral? Los ciudadanos están hartos de tanta demagogia y mentiras, mientras que la corrupción sigue su lento proceso y seguro; pero también hay que decirlo y admitirlo, algunos medios de comunicación como lobos, buscan a la víctima para devorarlo y acabar con todo, en tanto que los ciudadanos o los electores se marean de tantas cosas que leen y escuchan.

Pero en sí, una campaña política o campaña electoral es un esfuerzo organizado que se ejecuta para influir en la decisión de un proceso en un grupo las democracias. Las campañas a menudo se refieren a las campañas electorales donde representantes son escogidos o se decide un referéndum, al menos así debe de ser aunque en el 99% fueron imposiciones, pues hasta los junior o los “ni-nis” fueron inscritos para competir en este proceso electoral.

Hoy en día, medios impresos, la televisión, la radio así como las redes sociales, juegan un papel importante, sin embargo, difícilmente habrá un enfoque honesto debido a que los altos intereses tanto de las cúpulas, los compromisos políticos y la rapiña de los distintos medios de comunicación, podrán influir en la decisión del elector, esto porque en la gama de información que se genera en la actualidad segundo tras segundo, no podrá digerirla el electorado debido a que está infectado de mentiras en un 100%, basura, gargajo y todo lo que implica la putrefacción.

Y es que las campañas electorales son el proceso a través del cual los contendientes (partidos, candidatos o grupos de interés especial) buscan apoyo electoral en una contienda para acceder a cargos públicos, en la que participan proveedores de asistencia internacional, partidos políticos locales y otros actores electorales, quienes han adoptado un enfoque de ciclo para las campañas que implica el periodo de preparación pre electoral, el periodo electoral en sí, incluido el día de la elección y el de la estrategia post electoral.

Pero para no aburrirlos, lo que realmente sucede actualmente es que ya no hay credibilidad en los aspirantes a cargos de elección popular, por lo cual, es uno de los motivos por la que los electores no acuden a sufragar su voto, es decir, no hay crédito en los contendientes.

Estarán de acuerdo con nosotros que indudablemente la generalidad de las personas van a ir a las urnas si el candidato o el partido que lo postuló lo haya convencido, de lo contrario, se corre el alto riesgo de un abstencionismo total.

Pero como siempre, nosotros estaremos escribiendo, narrando e informando oportunamente de lo que acontezca, es nuestra tarea, es nuestro trabajo y debemos de cumplir con veracidad de lo que acontezca, por lo menos, en la libertad de escribir, aunque es un riesgo, debemos de arriesgarnos, pues de ello depende que haya democracia en el país.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA IMPRESA DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión