Quintero en su Tinta

• Gobierno citadino clausura negocios de emprendedores
• Mentira, el argumento que mejor utiliza el Edil capitalino
• Maquillaje perfecto a las ocurrencias de Hernández Fraguas

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Antonio Quintero

La austeridad se ha marcado o referido como un gran manto para cubrir o como telón similar al que se utiliza en las salas de grandes teatros para “tapar” o “proteger” el fastuoso, fantasioso, o austero” escenario de alguna obra que se representará. Pero por supuesto que no implica ni habla de ningún tipo de austeridad, llámese ésta de carácter económico o de otra índole.

Y así empieza la gran obra de arlequines o de quienes ahora son los “nuevos” funcionarios de una “nueva” administración, es el gobierno capitalino que encabeza José Antonio Hernández Fraguas el gran teatro abre su telón para representar la obra, las cien mentiras y ocurrencias de José Antonio Hernández Fraguas, edil capitalino de Oaxaca de Harp, como dicen los conocedores y reales cronistas de la Verde Antequera.

GOBIERNO CAPITALINO HOSTIL

Las segundas oportunidades son idóneas para gobernar, representan para esos ediles una mayor cobertura de intereses, es decir, cuando un personaje político gana por segunda vez un municipio, le saca provecho inmediatamente, tenemos en José Antonio Hernández Fraguas el ejemplo más palpable y certero.

Con el disfraz de ser un bonachón, Hernández Fraguas somete a la sociedad oaxaqueña a su arbitrariedad, ha evidenciado sus formas de expresión en diversas situaciones, dentro y fuera de su Gobierno Municipal.

Muy lejos de aparentar lo que no es, el edil capitalino refriega su coraje, su visceralidad en lo que no le importa ni es de su interés, pero manifiesta que en su gobierno se respeta la pluralidad, una terrible mentira que sólo cree su coordinadora de comunicación social y sus paleros e incondicionales y claro su grupo de amigos.

JUGOSAS OCURRENCIAS

Desde los primeros días de su gobierno inició una campaña abierta de arbitrariedad, atropellos e ilegalidad, ha ido sometiendo ocurrencias para un beneficio claramente personal, no es colectivo ni en beneficio común, es la forma dictatorial de un ser anticuado a un tipo de gobierno áspero, rígido e intolerante, intolerante a todo, a lo que no es de su interés. Lo que no le conviene no lo toca, no lo inquieta porque sabe que por muchos lugares hay nidos de abejas, hervidero de panales listos para iniciar el contraataque.

Le ha puesto nombre a sus programas arbitrarios e ilegales, a conceptos que no entiende la gente pero que a él le place para sujetar sus caprichos, meter miedo a la gente y provocar zozobra. Su papel de intolerante lo reflejó en el inicio de sus programas, a menos de cien días; “Cero tolerancia, ni un minuto más”, que perfila, aplica y sanciona serias multas a aquellos automovilistas que se estacionen en doble fila, y ahora en lugares o calles circunvecinas a la sede del Ayuntamiento.

Ahora con el disfraz de ser un operativo (no se sabe para qué o de que), los policías viales colocan “conos de color naranja” en medio de las calles para que puedan sorprender a los automovilistas y aplicar todo el peso de la ley, un operativo municipal a “modo” para que puedan ingresar multas y lo que se derive de ellas en esos famosos operativos que representan ser más policíacos y más engañosos que otra cosa. Son ocurrencias que representan mucho $$$$$.

Fuera de toda normatividad, sin explicaciones, violando los estatutos de tránsito y vialidad y hasta de los derechos humanos, las sanciones y multas se conducen o ingresan de manera arbitraria a la tesorería municipal. Son ingresos reales, no impuestos pero que deben ser investigados.

GOBIERNO DE DOBLE LENGUAJE

El ahora gobierno de José Antonio Hernández Fraguas tiene la habilidad necesaria para seguir operando a diestra y siniestra todo lo que huela a negocio, a dinero, representa escuchar un discurso, e incluso una plática pero que en el fondo tiene un doble lenguaje, también una doble intención, una doble forma para doblar incluso a sus oponentes o a sus detractores.

José Antonio Hernández tiene en mente llegar a un próximo puesto, se le ha hecho fácil operar con sus mentiras para que lo sigan apoyando pero ya ha iniciado con el pie izquierdo, la ciudadanía está molesta a menos de cien días.

Ese doble lenguaje también se aplica en la inseguridad que prevalece en la propia capital del estado, robos y asaltos a plena luz de día se hacen cotidianos y han mermado en la ciudadanía oaxaqueña.

Pero también hay incongruencias en este gobierno que encabeza Hernández Fraguas, pretende resolver lo que le favorece en economía pero los problemas serios como la inseguridad hace caso omiso, pretende ignorarlos.
Es un problema serio, grave que no han podido entender ni atender, ni sus concejales, y a diario se suman delitos de inseguridad, delitos que no se contemplan en los intereses del primer concejal, pero él no los ve.

Por lo que los comerciantes establecidos ya han denunciado esta situación, Fabiola Calvo presidenta del Consejo del Centro Histórico, destacó que lo más grave de este tema, es que los asaltos se cometen a plena luz del día y con la participación de dos o más integrantes.

En ese sentido hizo un llamado a las autoridades municipales y gubernamentales para que mejoren las estrategias de seguridad en el primer cuadro de la ciudad, toda vez que los asaltos siguen afectando a los comerciantes establecidos.

Los problemas no paran ahí, pues el primer cuadro de la ciudad ya tiene cuadros muy violentos e inseguros, de población alcohólica y de drogadicción ante la propia apatía de hace años, y de las autoridades que nunca ofrecieron su interés en el corazón de la capital oaxaqueña. Problema que se ha ido acrecentando.

Hace unos días, el edil capitalino pretendía ignorar en su conferencia de prensa de los lunes el problema de inseguridad, lo minimizaba y lo orientaba hacía que el problema era del gobierno del estado, al pasar los días tuvo que recular para admitir que era también de su competencia. Pretendió darle también un doble sentido, pero no pudo. Aunque finalmente no le interesa ni le ocupa.

HERNÁNDEZ FRAGUAS, UN ARBITRARIO

Seguramente pronto será exhibido ante el Congreso Local de omisión, merced a la grave delincuencia que azota a la capital oaxaqueña como sucedió con el problema de la basura, al que tampoco ha podido dar solución.

Por ello no ha dudado en gastar mucho dinero en su imagen. Ha empezado a prometer grandes convenios publicitarios a portales de información, a dar dinero si le apoyan en su carrera política que va como los cangrejos, hacía atrás.

Pero su gobierno se dice austero. Los gastos, costos, y todo lo que tenga que ver con dinero, lo informa y lo lleva a detalle su área de adquisiciones. Parece ser que no lleva la cuenta pública, eso dice. De los sueldos nadie sabe cuánto gana el edil y sus concejales.

Embarrados en su austeridad, Hernández Fraguas le apuesta a brindar una imagen de buen samaritano, y de que todo le preocupa pero en el fondo sabe que su papel juega un rol de mentiras impresionante.

CLAUSURA NEGOCIOS A EMPRENDEDORES

Se atrevió a señalar otra ocurrencia denominada “tu empresa en 45 minutos”, en su comunicado señala que se trata de un esquema que busca simplificar los trámites para la apertura de un negocio, emitiendo en un tiempo de 45 minutos la cédula de registro al padrón fiscal para el empresario de manera inmediata pueda comenzar a trabajar, siempre y cuando se encuentre regularizado en el catálogo de giros de bajo riesgo.

“Es un trámite que se tardaba a veces hasta meses en realizarse y hoy es posible realizarlos en menos de una hora, en sólo 45 minutos, con esto propiciamos el fomento de la inversión en la ciudad, en empresas catalogadas como de bajo riesgo, y este es un programa que tiene como sustento, la confianza, la palabra del empresario y la capacitación en el servicio que ha recibido el personal de la ventanilla única”…

Sin embargo, esta es otra mentira más y forma parte del doble lenguaje de Hernández Fraguas, quien ni tardo ni perezoso se hizo aparecer en primeras portadas de medios de comunicación con esta noticia y en la otra cara de la realidad -por el lado oscuro de su programa-, mandaba clausurar negocios de jóvenes emprendedores ahí muy cerca del ayuntamiento.

Inspectores bien adiestrados por el edil, de manera prepotente y con actuar violentos han estado clausurando negocios a todas horas desde el primer día de este gobierno con una serie de pretextos para que esos establecimientos paguen por su reapertura, y lo que se les vaya acumulando en esas horas que lleven cerrados.

Esto es un gran negociazo con el disfraz de emprendedor, de ser un gobierno preocupado por jóvenes emprendedores. Ahí, su incongruencia.

Precisamente el caricaturista Arnoldo que colabora en varios medios de comunicación sufrió el certero ataque de la clausura de su tienda de abarrotes, ubicado en calles céntricas por parte del personal del Ayuntamiento citadino, que luego al preguntarle en el marco de su conferencia de prensa el porqué de su clausura, de manera déspota y cínica dijo que “por algo sería, ¿¡no!?”… y retó a que negocios que no se regulen habrá clausuras inminentes. Por supuesto hay que decirle que existen tiempos y plazos y avisos para que un negocio se regularice, y deben ser conscientes de ello, pero esto no le conviene al primer concejal ni a sus esbirros.

Entonces, ¿dónde está su verdadera responsabilidad como edil de la ciudad capital? Esto es sólo una de las tantas injusticias que está cometiendo el señor Hernández Fraguas en contra de sus propios vecinos.

PROYECTOS SIN CONSENSOS

Sin consultar a su cabildo, como viene sucediendo, dio a conocer en su conferencia sobre su proyecto de luminarias con un costo de casi cien millones de pesos, a lo que regidores de MORENA se opusieron.

El proyecto de privatizar las luminarias, aunque con la habilidad de acomodar las palabras y tecnicismos, surtió un efecto que no había contemplado el mismo Hernández Fraguas, quien ocupó diversos medios radiofónicos y comunicados para que se entendiera el proyecto de luminarias, que tendrá que esperar para que incluso sea el Congreso Local oaxaqueño quien pueda dar el visto bueno.

De todas formas ya detuvieron “el madruguete” de Hernández Fraguas, que no esperaba. Pero volverá a la carga con más “proyectos” de “beneficio”, pero sacados de la manga, proyectos que extrañamente no los consensa con sus concejales. Los tiempos han ido cambiando y los concejales tienen la última palabra de las grandes concesiones que está empujando el buen samaritano Hernández Fraguas… Sin embargo, el autoritarismo y despotismo del edil seguirá provocando malestar e inconformidad en la ciudadanía que tampoco se “come o digiere” lo que perversamente trama el bigotón… ¿Cuántas acciones hace y realiza José Antonio Hernández, sin la aprobación de su cabildo?… ¡Hasta la próxima!

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión