Política Inconfesable: Año diez de El Correo de Oaxaca

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Rodrigo Villar

Cuando un querido amigo me abrió un espacio en este semanario, no llegue a considerar la trascendencia que, una década después, habría de tener en el espectro informativo de Oaxaca. Es innegable que con su tremenda ironía, agudeza política y su bien documentada crítica quehacer los hombres que hasta ahora han mal ejercido el poder, El Correo de Oaxaca es un referente necesario en un desierto que se caracteriza por la ausencia de voces objetivas, honestas y responsables con el pueblo.

Diez años en las condiciones en que ha bregado este medio, podrían resultar poco para algunos, pero significan muchísimo para un medio que dígase lo que se diga, ha crecido solo, sin el abrigo de nadie, y con una disposición digna a pesar de las presiones y amenazas –que no han sido pocas- desde los gobiernos de “La Hiena de Chacaltongo” y el ladrón, Gabino Cué Monteagudo.

Un reconocimiento a quienes cada semana nos deleitan con unas portadas sui géneris, con hiperrealismo, aderezado de la burla mordaz, la ira más profunda o la crítica dura contra aquellos que han expoliado con un cinismo poco visto en otras latitudes la entidad que ocupamos para vivir. Sus columnas de cabecera, o las de colaboradores invitados, todas de gran calidad porque provienen de personajes del periodismo que muchos –a pesar de sus millones mal-habidos- quisieran tener.

Un feliz cumpleaños que se traduce en 500 números semanales. Enhorabuena y mucha salud a El Correo de Oaxaca, y esperamos que se mantenga íntegro, que no se doble, y mucho menos se fracture, porque la denuncia del maltrato a la dignidad de los oaxaqueños es la tarea más loable que cualquier medio de comunicación debería tener, por simple y llano cumplimiento de la ética profesional.

En Oaxaca, donde surgió parte sustancial de la historia de la República, la misma tierra que cedió al país, personajes de relevancia universal como el Presidente Juárez, tierra donde la fuerza del pueblo es feroz cuando se trata de defender sus tierras, sus derechos y su dignidad, hoy se abrigan medios conniventes, entregados al poder económico y político. Otros que hacen del periodismo un patente de corzo para asaltar y amenazar, con antifaz y cachiporra por delante.

Y lo peor que esos causan pánico entre los que no saben distinguir entre lo que es conveniente y lo que no lo es para la principal causa del servicio al pueblo, que es el resguardo se derechos y de la soberanía popular.
Así, no me queda más que agradecer la oportunidad de aparecer en este semanario, junto a figurones del periodismo. Y a través de esta colaboración semanal, que se elabora con la creencia de que con sus líneas, a alguien servirá para orientarse, le sugiero estimado lector que sea más analítico y también se tome tiempo para leer lo que aquí se escribe y comenta, pues la conclusión será inmediata: cuánta diferencia de interpretación de un mismo hecho.

Felicidades a mi amigo. ¡¡¡Hermano Carlos!!!

Al día de hoy todo el país carece de algo que es elemental en las tareas políticas: definiciones.

Con asombro vemos de todo. Gobernantes sin brújula, legisladores embrutecidamente ricos a costa del pueblo, ministros y magistrados que no defienden a los pobres, sino que se recargan a favor de los intereses de los más poderosos, empresarios que ya juegan y son actores en la política, periodistas chantajistas –hipermillonarios- que se siente de la élite en el poder y además hacen de la amenaza su principal argumento para continuar obteniendo pingues beneficios, sin contar que navegan como las veletas, por donde los lleve el viento. Así es el cinismo, que ya se instaló en todas las esferas del poder.

Esta es la realidad, en la que no habremos de abundar más.

Hoy se nos impone un hecho singular, el aniversario de nuestro semanario El Correo de Oaxaca.

No obstante, que se nos quede impreso –valga el término periodístico-, el tema que comentamos en la parte final de este espacio: no existen definiciones claras.

Aquí en Oaxaca, los más rescatable es el trabajo incansable que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa despliega día con día en sus agotadoras giras, su contacto directo con la población, la supervisión de que sus compromisos se vayan materializando. Es de ponderar, la decisión de gobernante por rescatar el enorme valor histórico de don Benito Juárez, personaje que a pesar de las acciones deliberadas de gobernantes y presidentes de la República por reducirlo al simple cuarto de las anécdotas, hoy está más vigente que nunca.

Así, en medio de la violencia ominosa y brutal emprendida en contra de los periodistas, también vayan estas líneas para recordar a la reportera del periódico La Jornada de la Ciudad de México, Miroslava Breach Velducea, asesinada de ocho tiros cobardes que le cegaron la vida afuera de su casa en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Paradojas del destino, por un lado el festejo de diez años de vida, y por otro la muerte de una compañera en Ciudad Juárez.

Cosas de la vida. Hasta la semana próxima.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión