¿LOS MÉDICOS, COMO ALGUNOS POLÍTICOS, TAMBIÉN SON INTOCABLES?

• ¿LAS PERSONAS DE BLANCO BUSCAN SER INTOCABLES COMO ALGUNOS POLÍTICOS Y EX FUNCIONARIOS?

• ”LA CRIMINALIZACIÓN DE LOS MÉDICOS”, OTRA DE LAS MUCHAS FALACIAS PARA PROMOVER LA IMPUNIDAD

• ¿HABRÁ GRUPOS Y PERSONAS EXENTAS DE LA JUSTICIA EN EL ESTADO? ¡LOS POLÍTICOS Y EX FUNCIONARIOS, SON UN CASO!

• EL NIÑO EDWARD LUNA TRUJILLO, SE HA CONVERTIDO EN SINÓNIMO DE JUSTICIA EN OAXACA

Cortesía del Correo de Oaxaca/Tequio y Política

Oaxaca de Juárez, Oax. Lo ocurrido la semana pasada, cuando por medio de protestas en la ciudad de Oaxaca y en algunas otras capitales estatales del país, grupos de doctores se organizaron para manifestar su inconformidad por el encarcelamiento del traumatólogo pediatra Luis Alberto Pérez Méndez., nos lleva a confirmar que en México el estado de derecho está quebrado, fracturado, demolido y, si se quiere, vilipendiado por muchos sectores de la sociedad nacional.

Antes de proseguir, escuchamos la opinión de una persona experta en medicina:

1.- El niño Edward Luna Trujillo, no registraba una fractura expuesta. Es decir, que el hueso dañado haya rasgado la piel.

2.- El pediatra jamás debió haber ordenado o autorizado la anestesia a Gabriela Cruz López, pues con una anestesia local era suficiente para realizar la intervención.

3.- El médico Pérez Méndez, no verificó si el niño estaba en ayunas o no para anestesiarlo, de ahí el resultado de la bronco-aspiración.

4.-. La negligencia médica es indiscutible.

Después de las anteriores precisiones, retomamos el punto del quebrantado estado de derecho en el país, en general, y en Oaxaca, en lo particular.

¿Los manifestantes qué defienden? ¿Están a favor de la irresponsabilidad? ¿Quieren proteger la falta de profesionalismo? ¿Buscan curarse en salud para que en próximos errores la justicia no actúe? ¿Intentan vacunarse para que simplemente se entierren sus errores y no pase algo? ¿Tratan de que la justicia en México sea una víctima más en todo lo referente a la salud pública y privada? ¿Todos estos manifestantes, con el pretexto de “proteger” al pediatra Luis Alberto Pérez Méndez, se están protegiendo ellos a futuro? ¿No se han percatado y si lo hicieron, como que no se dan cuenta que promueven la impunidad? ¿No quieren percibir que lo que están protegiendo es la corrupción en los servicios médicos públicos y privados?

Que conste, en este espacio no estamos linchando mediáticamente a Luis Alberto Pérez Méndez y mucho menos a la anestesióloga Gabriela Cruz López.

Lo que se busca es que ambas personas enfrenten a la justicia de manera imparcial, por supuesto sin abuso de autoridad, pero tampoco sin protección de ninguna especie.

En la defensa irracional que algunos han hecho del traumatólogo Méndez Pérez, leímos y escuchamos un argumento que mueve a la preocupación porque la pasión le ha ganado a la razón en este caso en particular.

“Ningún médico se levanta y sale de su casa con la idea de matar a un paciente”, fue el punto de vista de uno de los defensores oficiosos… A lo que simplemente se puede refutar que, no solo los médicos, sino otros profesionistas, dejan su hogar con la idea fija de hacer bien, con profesionalismo, su trabajo y con ello generar confianza para atraer más clientela. Hacerse de un buen nombre en la actividad que desarrolle, este es el punto real.

Pero… Pero si la carencia de preparación, de profesionalismo, lleva a ese callejón sin salida llamada negligencia… negligencia médica y ésta provoca la muerte culposa de un paciente, la justicia debe y tiene que aplicarse.No es la primera ocasión en que un médico comete este tipo de errores y estamos ciertos que tampoco será el último.

Durante mucho tiempo, en muchas ocasiones, los integrantes de nuestra sociedad se han enterado que por una mala receta, por un pésimo diagnóstico y, en consecuencia, por un médico muy mal preparado, se han registrado muchas muertes… y todas han quedado enterradas en la impunidad, gracias a la corrupción de ministerios públicos y jueces.

UN MOVIMIENTO NACIONAL PARA EVITAR LA CÁRCEL DE PÉREZ MÉNDEZ

En este caso de negligencia médica, nos hemos circunscrito al movimiento para proteger a un traumatólogo, pero se ha hecho poca alusión a la familia, a los padres del niño Edward Luna Trujillo, que poco o nada ha llevado a cabo para buscar la solidaridad de la población para denunciar la violación de derechos humanos de no pocos doctores hacia sus pacientes, así como para exigir una salud pública y privada (más ésta última que es muy costosa) de calidad.

Muchos médicos, a nivel nacional, se organizaron para protestar por el “maltrato” que recibió el pediatra Luis Alberto Pérez Méndez. Que tengamos conocimiento en los últimos 50 años, no se registró una manifestación de tal naturaleza. Lo anterior refleja que el estado de derecho, insistimos, esta triturado y, por ende, todos quieren hacerse “justicia” de alguna manera con propia mano. Es decir, a la legalona o sin ley de por medio.

Hubo frases que se coreaban, como: “la criminalización de los médicos” (…)

Sin embargo, todos esas personas vestidas de blanco (doctores y enfermeras) que la negligencia médica costó una vida, la de un pequeño y nadie de los que coreaban esa frase se sintió padre o madre de familia, hermano o hermana, hijo o hija que, nadie está exento, puede perder a un ser querido en similares circunstancias.

El prioritario en ese momento era la defensa de un traumatólogo que una mañana se levantó, desayunó y salió de su hogar sin la idea de matar a alguien… No lo planeó, nunca lo consideró, pero al final del día, su poco conocimiento de la medicina o el haber pasado por alto los protocolos para realizar una intervención quirúrgica, cobraron la vida del niño Luna Trujillo.

Los hechos ahí están, las pruebas, están registradas, la autopsia revela negligencia médica. Y el dolor más grande, así como la pérdida irreparable hablan por sí mismas.

Debe quedar claro que nadie ni aún el más irracional intenta o trata de “criminalizar a los médicos”… Los padres de Edward simplemente exigen justicia, no venganza.

Al argumentar “la criminalización de los médicos”, se parte de una falacia, pues nos preguntamos ¿acaso todos los médicos manifestantes cometieron alguna negligencia o, a futuros, están abriendo el paraguas por aquellos de las dudas.

Por cierto, el mismo día de la protesta nacional de médicos defendiendo a Pérez Méndez, estuvimos presentes en un nosocomio privado, donde nos percatamos que todos los doctores estaban metidos en su trabajo y jamás salió un comentario respecto al caso de Luis Alberto Pérez Méndez.

¿Acaso esta es la diferencia entre un verdadero profesional de la medicina y una minoría de arribistas en el sector salud?

JUSTICIA PARA EVITAR QUE SE REPITA EL CASO DEL NIÑO EDWARD 

Todo lo vivido en días recientes inició a principio de este mes.Fue el 4 de abril cuando familiares del menor fallecido y el abogado informaron que el médico responsable de la intervención había sido vinculado a proceso, mientras que la anestesióloga se encuentra bajo la protección de un amparo.Siguen más datos:

1).- El abogado Enrique Unda, indicó que, contrario a las primeras versiones que decían que el menor Edwin había fallecido por sobre dosis de anestesia, se investiga el suministro de un medicamento que supuestamente provocó fallas en sus órganos.

2).- Por su parte, la madre del menor, pidió que se haga justicia en este caso, para que la sociedad pueda volver a tener confianza en las instituciones.

3).-  “Lo que queremos es que se haga justicia. No es cualquier cosa lo que nos ha pasado. Queremos que la sociedad se solidarice y se den cuenta de lo que sucede”, expresó.

LIBERAN AL PEDIATRA DEL PENAL DE IXCOTEL

Días después, ante la andanada de protestas y manifestaciones de hombres y mujeres de blanco, el 13 de abril, obtiene su libertad el pediatra.VAN MÁS DATOS:

A).- El traumatólogo pediatra, Luis Alberto Pérez Méndez,  salió del penal de Santa María Ixcotel, la noche de jueves para llevar su proceso en libertad por la muerte del niño Edward Luna Trujillo.

B).- Sin dar declaraciones a la prensa, salió acompañado de su abogado, Abraham Dávila Rodríguez y su hermano, para luego subirse a una camioneta.Acompañado de su hermano y su abogado, dejó el penal de Ixcotel

C).- Vestido con pantalón de mezclilla, playera blanca y un suéter gris, el imputado salió sonriente y en medio de un gran número de reporteros que lo esperaban en las vallas que no permiten el paso al estacionamiento del reclusorio.

D).- La salida del imputado ocurrió a unas horas de que inicie un paro de médicos anunciado en varios estados de la República que fue convocado desde días pasados con el hashtag #YoSoy17 para apoyarlo, pedir su libertad y la reclasificación del delito de doloso a culposo y que iniciaría la mañana de este viernes.

Ese mismo 13 de abril, declaró que no busca impunidad, sino que se actúe conforme a derecho.Otra parte de esta lamentable crónica:

A).- El médico Luis P. M., liberado este jueves para seguir un proceso de investigación por homicidio en agravio de un menor, dijo que no busca impunidad, sino que se actúe conforme a derecho.

B).- Indicó que la profesión médica nunca actúa con dolo, por lo que su liberación da un precedente a nivel nacional.

C).- “Entendemos el dolor de la familia, pero nosotros como médicos nunca tenemos esa intención de lastimar un paciente”, dijo.

D).- Aseguró que él es el primer caso a nivel nacional, por lo que pide que se marque una pauta de apego a derecho. “Cualquier medico puede pasar por lo mismo que yo pasé, la justicia debe sobresalir de todo y no estamos pidiendo impunidad, sino que esto se haga conforme a derecho”, señaló.

E).- Agradeció el apoyo de su familia, abogado, así como el de colegios de médicos en todo el país que manifestó su respaldo.

F).- Al respecto, dijo que el paro de labores en hospitales de Oaxaca no es solo en apoyo a él, sino en respaldo de todos los médicos.

G).- “Todos tenemos derecho manifestarnos, es en apoyo a todos los médicos. A mí me tocó el primer caso a nivel nacional, este es un precedente que no debió haber pasado”, precisó.

H).- Asimismo, dijo que los médicos seguirán trabajando normalmente, y no a la defensiva, porque esa es su vocación. No obstante, pidió que su caso sirva para que esta situación no vuelva a suceder.

“Este es un parte aguas para una legislación en la ley para que no vuelva a suceder esto”, indicó. El médico dijo que no tiene un motivo (…) para no trabajar y que se reincorporará a sus actividades (…)

Y VIENE LA SOLIDARIDAD REAL O LA SOLIDARIDAD OFICIOSA 

Todo el país y en Oaxaca, en las primeras horas del viernes 13, la noticia de la liberación del pediatra y traumatólogo, corrió como pólvora encendida.

Pese a ello, esa “solidaridad” de algunos grupos de oficiosos, no dejan de manifestarse. Muchas personas, hombres y mujeres, vestidas de blanco, se desgarraban las vestiduras. Les ganaba el arrebato, esa “injusticia” por querer llevar a proceso judicial a un médico que por negligencia profesional, le arrebató la vida a un menor…Lo paradójico es que en Oaxaca quieren justicia, exigen justicia, y cuando se va a aplicar la ley, protestan, marchan, bloquean ¿alguien entiende este surrealismo oaxaqueño?

El pasado viernes 13, fue de mucha actividad por el caso de Edward, pues las personas inconformes vestidas de blanco, tenían sus planes.Vamos a los hechos:

Primero).-  Hospitales de Oaxaca suspendieron labores este viernes en supuesto apoyo al médico Luis P. M. acusado de negligencia, quien salió de prisión la noche de este jueves y llevará su proceso en libertad.

Segundo).- El Hospital Civil Doctor Aurelio Valdivieso, Presidente Juárez, del ISSSTE, así como el de Alta Especialidad de Oaxaca, suspendieron sus servicios, atendiendo solamente Urgencias y Hospitalización.

Tercero).- El paro a nivel nacional fue anunciado para que fuera de 24 horas, sin embargo, en Oaxaca los médicos no han determinado cuánto durará la falta de atención.

Cuarto).- Este es el segundo paro de labores que realiza el Hospital Civil este año, ya que apenas este 6 de marzo reinició la atención a derechohabientes luego de 48 días sin servicio.

LOS DE BLANCO, VIOLAN DERECHOS HUMANOS DE PACIENTES

Los oaxaqueños en numerosas ocasiones, hemos atestiguado paros, marchas, bloqueos, entre otras muchas otras cosas, de empleados y trabajadores del sector salud, tanto federal como estatal.

Se quejan de malas condiciones de trabajo, de falta de uniformes, de que no les pagan y de muchas otras cosas que requieren para ennoblecer su tarea como cuidadores de la salud pública.Pero el trato a los pacientes, son nada que ver con y por todo lo anterior da mucho que desear.

Los derechos humanos de personas que buscan apoyo médico y, en consecuencia, el trato humano de las enfermeras, lejos de obtenerlo son tratados con la punta del pie.

La Constitución General de la República que nos rige, así como la constitución local, establece que todos como ciudadanos mexicanos tenemos derechos, pero también tenemos responsabilidades. La vida laboral es de ida y vuelta.

Yo te respeto como autoridad o como empleado de gobierno, pero tú también estás obligado o pesa sobre ti la responsabilidad de respetarme y otorgarme un trato de seres humanos, no de animales, ni de esclavos.

No todo marcha como lo establece nuestra Carta Magna ni la constitución local. El estado de derecho no se respeta y las leyes que de ésta emanan, generalmente no son tomadas en cuenta.

La siguiente, es una reseña o crónica de lo ocurrido en el hospital del ISSSTE de la capital del estado.

Uno).- El recorrido se llevó a cabo el 12 de abril. Y en los pasillos de ese nosocomio el hedor se impregna y permanece una, dos, muchas horas después de salir de ese lugar.

Dos).- Urgencias del ISSSTE ya no es ni lo más parecido a un servicio médico.

Tres).- Es Oaxaca, el peor sistema de salud, con personal sindicalizado que reclama sus derechos pero que trata peor que animales a los pacientes.

Cuatro).- Son las 11 de la mañana. El ingreso a urgencias del hospital Presidente Juárez está atestado.

Cinco).- Pacientes, vendedores ambulantes, ambulancias, familiares cargando sus teléfonos celulares.

Seis).- Nada es urgente. Espere su turno. No puede pasar. ¿Quién le autorizó llegar hasta aquí? ¿Qué le pasó? Espere su turno.

Siete).- Preguntas en vez de resultados. Desesperación. Impotencia. A nadie le importa que alguien haya tenido un infarto cerebral. Debe esperar. Ni una caída. Que espere. Ni que estén echando las tripas por el vómito incontenible. Que se siente y espere.

Ocho).- Son las 2 de la tarde. Las horas más largas que una persona puede percibir es la espera en un hospital y si es de Oaxaca, peor. Ya va a pasar, cuatro horas después. Interminable. Si afuera es caótico, dentro es el infierno.

Pacientes hacinados, con batas raídas. En camillas, en sillas, de pie. Cada quien se las arregla como puede. Ahí comen, ahí defecan. El olor es nauseabundo, el espacio sucio. ¿Doctor, quién atenderá mi paciente? – Soy enfermero, responde sonriente.

Nueve).- Se agradece un gesto amable, pero sin respuesta a nada. En una silla, ahí para volver a esperar. ¿Una cama? Ni que fuera servicio privado.

Diez).- Los años de servicio no dejan para un hospital privado, menos para un trato digno en el ISSSTE. “No ve que tengo mucho trabajo”, las pasantes están hasta la madre. Responden al borde del hartazgo. – ¿Y este paciente no es parte de su trabajo? Ya no hay respuesta. “No ponga cosas en las sillas”, “Fidencio”, “Mariana”, “Eleazar”, “Obtuvimos un premio de calidad”, irónicos los mensajes en la pared en medio de las deplorables condiciones.

Once).- Vámonos. La desesperación crece. Son las 6 de la tarde, es una urgencia y se han ido aquí más de 7 horas. Espere su turno. ¿Por qué se la lleva? ¿Se hará responsable? ¿Qué tiene el paciente? De nuevo preguntas.

“Al paciente se le dio atención adecuada. Ustedes dicen que no hay atención, lo que no tenemos es cama”, explica un médico, pasante o lo que sea con bata blanca y cara de enfado.

Doce).- Ocho horas esperando solo para que quede constancia que la responsabilidad es del paciente, por irse, por no esperar. De los familiares, por impacientes. Urgencias del ISSSTE sigue su ritmo.

Trece).- 80 años, 79 años, 86 años, son los de mayor edad, los que están en sillas y a veces ni en eso. El último tiempo, el que debiera ser de gloria, de recuerdos gratos, de un trato digno. Tampoco eso se puede. No hay trato digno. Que espere. No es su turno… Del hospital civil Aurelio Valdivieso, ni se diga…¿Y los derechos humanos?

4 thoughts on “¿LOS MÉDICOS, COMO ALGUNOS POLÍTICOS, TAMBIÉN SON INTOCABLES?”
  1. Tu experto en medicina a de ser medico general o medico legista( de lejos)
    Toda cirugia de osteosintesis se realiza con anestesia, ya sea con bloquo regional o general. En caso de los niños casi siempre es general.
    Lo del ayuno….. Pues ni hablar
    Y lo de la fractura expuesta pues ni tu ni yo la vimos

  2. Ah y por cierto. No se exonero al doctor de nada. Simplemente se cambio el delito a homicidio culposo, ya que homicidio doloso eventual ya no aplica en la ley desde hace tres años. Su juicio aun continua, pero dentro del marco de la ley. Es como si tu al salir de tu casa por tus hijos a la escuela y atropellas a alguien y te culpan de homicidio doloso. Sera homicidio culposo y tendras que pagar los daños, pero tu procrso lo llevas en libertad y con ciertas condiciones. El doctor llevara su procrso en libertad porque no es ningun criminal. Si hubo negligencia esta se dictaminara y se castigara.

  3. Que mal que no acepten los comentarios que no acepten su poco profesionalismo y poca calidad en informar.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA IMPRESA DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión