Columna de Pe a Pa: No es lo mismo alardear que hacer, recuerdan a Javier Corral

• Sólo los priistas son corruptos, fue uno de sus lemas de campaña
• Desastroso estado de los rubros Salud y Educación en Chihuahua
• Urge a Corral Jurado un curso intensivo para aprender gobernar

Cortesía de El Correo de Oaxaca/Alberto Vieyra Gómez/AMN

Javier Corral Jurado, un crítico neopanista, se convirtió el año pasado en gobernador de Chihuahua con el cuento de engañabobos de que solamente los politicastros priistas son corruptos.

Miente el Sr. Corral. Él no es un San Antonio. Es un corrupto. Quienes históricamente hemos conocido el poder político en México tras bambalinas, sabemos cómo fluye por debajo de la mesa o del agua el dinero para cañonear a deslenguados periodistas o politicastros pero sobre todo para premiar sus lealtades al Presidente de La República mediante sus votos otorgados a sus iniciativas de ley en el Senado de la República y La Cámara de Diputados. Los votos cuestan y cuestan mucho. Como sus colegas legisladores, Corral Jurado recibió lana por debajo del agua por esos favores al PRI y a su propio partido el PAN.

DINERO QUE SE ESFUMÓ EN SENADO DE LA REPÚBLICA

El Sr. Corral sabe también que por cada periodo extraordinario de sesiones o el fin de periodos normales, los diputados y senadores disponen de tajadas discrecionales y, quizás ello, explique el por qué en el 2016 se esfumaron en el senado mexicano más de mil millones de pesos sin que nadie de razón de su paradero.
En muchas ocasiones el Poder Legislativo de México se ha convertido en la caja chica para patrocinar campañas electorales a las gubernaturas.

Javier Corral acatarró a los chihuahuenses con el cuento de la corrupción que imperaba en el régimen de César Duarte Jaquez. Le funcionó la estrategia. Lo primero que hizo fue pelearse con la prensa del estado acusando a todos los periodistas de corruptos y así los confinó a un corralito de la ignominia. Corral Jurado se espantó de que su antecesor haya pagado publicidad en medios de comunicación ¿Qué nadie le habrá dicho al gobernador chihuahuense que los medios de comunicación son negocios que viven de la publicidad?

Hoy se sabe que el mandatario chihuahuense se ha gastado discrecionalmente alrededor de 5 millones de pesos con una empresa de monitoreo de medios electrónicos para saber qué periodistas le echan loas y guayabazos y quiénes hablan mal de su aberrante gobierno.

QUEBRADO, SECTOR SALUD – CHIHUAHUA

Y digo aberrante porque corral jurado tiene sin medicamentos a los hospitales públicos de Chihuahua y eso es un crimen contra los trabajadores del estado y los derechohabientes en general.

Chihuahua es una de las entidades con mayor presupuesto en el país, sin embargo y como todo gobierno panista, hoy Javier Corral pretende vender la casa de gobierno, los aviones y helicópteros, propiedad del estado y otros rubros para dar la impresión de que les está cuidando los dineros a los chihuahuenses. Bueno sería que con ese dinero compre por lo menos curitas y pomadas para caídas y raspones para los hospitales.

Pero eso no es todo, Corral Jurado ha incumplido, como todos los politicastros, una de sus principales promesas de campaña electoral. Hacer que la educación pública en Chihuahua sea gratuita. La Universidad Autónoma del Estado de Chihuahua parece, más bien, una Universidad de ricos, pues se cobran las colegiaturas más extraordinarias de la república, una inscripción en esa casa de estudios cuesta hasta 10 mil pesos, mientras en la UNAM es de máximo 200 pesos.

Corral Jurado no podrá llevar a cabo la gratuidad de la educación en Chihuahua, a razón de que más del 50% de la educación está en manos de particulares, principalmente del Vaticano y la Iglesia Católica y los curas no se los permitirán.

La última aberración del gobierno de Javier Corral es el intento de enviar a la Policía Estatal a la sierra chihuahuense, disque a combatir a las mafias, que con el solo anuncio ya habrán recurrido a la operación cucaracha y, de concretarse su absurdo plan, Corral Jurado debería de consultar a los sabios, entre ellos a Vicente Fox, para que le digan que a las mafias no se les combate, se les controla.

El anuncio de mandar a la Policía Estatal a la sierra a cuidar a quién sabe quién, tiene a los empresarios chihuahuenses “con el Jesús en la boca” y a la población, propinándole mentadas a mañana, tarde y noche por tan absurda medida.

A todas luces se ve que Javier Corral, antes de convertirse en gobernador de Chihuahua y presumirle a sus coterráneos de que es honesto hasta la pared de enfrente, lo cual está por verse, debió tomar un curso en el Instituto Patrulla para que aprendiera el arte de gobernar sirviendo a la población y no sirviéndose de ella ¿Verdad que no es lo mismo que lo mesmo?

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión