Desde la resiliencia: Sembradoras de esperanza

Cortesía del Correo de Oaxaca

• La Protección Integral Feminista es una apuesta por la sostenibilidad de los movimientos sociales, basada en la construcción y aprendizajes colectivos

Mediante presentación virtual, la organización Consorcio Oaxaca dio a conocer el pasado martes el libro: Desde la resiliencia: Sembradoras de esperanza. Protección Integral Feminista: Una apuesta por la continuidad de nuestras luchas.
En esta obra, Consorcio Oaxaca recupera saberes acumulados y construidos desde la colectividad acerca de la Protección Integral Feminista (PIF), socializándolos como una propuesta de protección para defensoras y defensores de derechos humanos.

Participaron en la presentación diversas defensoras, con quienes se ha tejido la PIF: Marusia López Cruz, codirectora de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras; Cecilia Espinoza, codirectora de la Red Nacional de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en México; Ana María Hernández Cárdenas y Yesica Sánchez Maya, ambas integrantes del equipo directivo de Consorcio Oaxaca; Lolita Chávez Ixcaquic, defensora de la vida, de la tierra y el territorio de Guatemala, Yolanda Barranco, maestra y defensora de derechos humanos de Oaxaca, y Paulina Ríos, periodista integrante del medio Página 3, en Oaxaca.

Ana María Hernández, de Consorcio Oaxaca, explicó que la Protección Integral Feminista es una propuesta teórica, metodológica y práctica, que a partir de una mirada feminista e intervención integral apunta a la protección y bienestar no solo de mujeres sino de colectivos y organizaciones defensoras de derechos humanos.

Resaltó también que ante el riesgo de la precarización en la protección y el autocuidado de las personas defensoras es fundamental invertir recursos: “Poner el cuidado en el centro no es un gasto perdido sino parte de nuestro derecho al bienestar, al fortalecimiento y la protección, para que las organizaciones puedan salir adelante”, precisó.

A su vez, Yesica Sánchez Maya, codirectora de Consorcio Oaxaca, indicó que la esencia de la PIF está en la colectividad, en los movimientos sociales desde una postura de izquierda, en las sinergias, las redes y articulaciones; reconociendo y poniendo en el centro también la identidad diversa y los saberes diferenciados.

Hizo énfasis en que construir un activismo seguro, saludable, gozoso, crítico, igualitario y sostenible es una de las apuestas de la PIF. Agregó que entre las principales estrategias se encuentran: la asesoría jurídica, la sustentabilidad económica, el autocuidado ante los impactos del desgaste y el estrés, la protección ante ataques desde la acción preventiva y reactiva, la seguridad digital, física y la apuesta territorial.

“La publicación abona a la continuidad de nuestras luchas en un contexto donde hay un sistema y un mecanismo de poder intentando debilitar nuestras luchas, nuestros movimientos, y sobre todo debilitar la esperanza, por eso esta contribución llega en un momento crucial en esta disputa por el mundo que queremos construir”, señaló Marusia López Cruz, codirectora de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras (IM-Defensoras).

Este documento nos plantea una metodología y enfoques que nos permiten hablar con mayores elementos y mayor profesionalismo sobre la PIF, así como poder vivirla en lo cotidiano y desde lo preventivo frente a los contextos de riesgo que estamos enfrentando las defensoras, expuso Cecilia Espinoza, codirectora de la Red Nacional de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM).

Lolita Chávez, defensora de la tierra y el territorio señaló a su vez que los saberes de la PIF son esperanzadores porque se tejen y construyen en comunidad y amplían nuestras miradas: “Estamos tan metidas en el análisis y pensando en el opresor que nos olvidamos de nosotras mismas”, precisó.

Yolanda Barranco, maestra y defensora manifestó: “Reafirmo que no estamos solas y no somos las únicas, sabemos que hay miedos y rabia, pero la Protección Integral Feminista da sanación, ayuda a que regrese nuestro corazón a su lugar, a que volvamos a retoñar. Si hoy estoy viva, entera y feliz es gracias a la PIF; sin esa protección, acuerpamiento, colectividad, amor y esperanza, no estaría en pie.”

Finalmente, la periodista Paulina Ríos, del medio Página 3, resaltó: “A las periodistas nos hace falta este tipo de apoyo y acompañamiento porque, así como las defensoras, nosotras escuchamos las historias de toda la sociedad y muchas veces se nos quedan en el cuerpo, no sabemos procesar esos miedos y tenemos esas furias que nos dan las injusticias y los feminicidios, la impotencia frente al actuar del gobierno.”

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
Portada de la Semana
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión