TRAGAMONEDAS OPERAN ILEGALMENTE.

• COMERCIANTES DIJERON QUE PERSONAL DE PGR ACUDE CADA SEMANA POR LAS “AGUAS” PARA EVITAR SER DECOMISADOS.

Por ALFREDO LUIS.

SALINA CRUZ, OAX.- Ciento, quizá miles de maquinas tragamonedas, operan en la ilegalidad en las principales calles y avenidas de esta ciudad, sin que personal de la Procuraduría General de la República (PGR), cumpla con su trabajo.

Los mini casinos se localizan en varios puntos del puerto y es común observar principalmente a niños de escuelas, que esperan ganarse unos pesos metiéndole monedas a las máquinas, que finalmente terminan desfalcados; por la tarde, las paisanas de la zona huave, se unen a este festín que da a ganar a los propietarios casi cinco mil pesos por máquina.

El personal de la PGR sabe que pareciera solo un inocente juego que funciona en una caja de madera con botones y figuras luminosas, sin embargo, los traganíqueles o tragamonedas comúnmente colocados en tiendas y abarroterías, son objeto de ilegalidades y pueden dañar la vida de un niño en edad escolar.

De acuerdo con datos oficiales de la PGR, las máquinas tragamonedas que operan en la ilegalidad han sido decomisadas en todo el país, sin embargo, en los municipios del Istmo de Tehuantepec, existen miles de máquinas que operan en la ilegalidad, con la complacencia de los federales.

Y es que un niño o adolescente que se envicia con juegos mecánicos o digitales, presenta trastornos compulsivos como hiperactividad, debido a que necesita satisfacer su necesidad de jugar y de esa manera elimina la ansiedad, esto ocurre especialmente si se le prohíbe de forma radical que juegue esos mecanismos como los tragamonedas, aunque otros estudios señalan que el menor también puede presentar depresión, euforia, aislamiento social, o conducta agresiva cuando le prohíben jugar.

Es importante recalcar que el vicio por cualquier tipo de juego es como una “droga” y al no satisfacer esa necesidad puede provocar que la persona se provoque daño así mismo, por lo que este tipo de negocios son muy comunes en los municipios de la región y no deberían existir, ya que tienden a generar adicciones, lo cual altera la vida escolar y social de los estudiantes.

Aunque en una consulta a PGR admitió que hay operativos en todo el país para decomisar las máquinas tragamonedas, en el municipio de Salina Cruz y en otros del Istmo de Tehuantepec, no pasa nada porque funcionarios concurren cada fin de semana con los encargados o propietarios de estos negocios para las “aguas”.

Se espera que personal de la Procuraduría General de la República se ponga a trabajar, pues diariamente miles de personas son defraudadas por estas máquinas tragamonedas sin que nadie lo pueda evitar.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA IMPRESA DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión