EDITORIAL

Astillero de Marina, a la medida de algunos pilluelos.

No cabe la menor duda que la corrupción ha infectado a una de las instituciones más serias y que hasta hace algunos meses, se podría decir que era la más honesta del país, pues se trata del Astillero de Marina número 20 operada por la Secretaría de Marina – Armada de México, una de las más importantes en Latinoamérica.

Los Astilleros de la Secretaría de Marina, también conocidos como ASTIMAR, son los astilleros mexicanos dependientes de la Dirección General de Construcciones Navales de la Armada de México, donde se llevan a cabo diversos tipos de construcciones y reparaciones navales en el territorio mexicano.

Lamentablemente, algunos elementos, entre capitanes y subtenientes de esta noble institución, han enlodado el buen nombre de la Secretaría de Marina – Armada de México, al permitir que galope la corrupción al interior del Astillero más importante del país, en donde se violentan las garantías constitucionales y laborales de los jornaleros civiles, así como priorizar intereses ajenos a la Marina con tal de satisfacer mezquinos intereses de empresarios sucios, todo esto, bajo el mando protector de algún Almirante o Contraalmirante que desde la ciudad de México permite este tipo de atraco.

En el país se cuenta con al menos cinco instalaciones: por citar algunos ejemplos destaca en el Golfo de México, el Astillero de Marina 1 (ASTIMAR 1) en Tampico, Tamaulipas; Astillero de Marina 3 (ASTIMAR 3) en Coatzacoalcos, Veracruz.

En tanto que en el Océano Pacífico: destaca el Astillero de Marina 6 (ASTIMAR 6) en Guaymas, Sonora; Astillero de Marina 18 (ASTIMAR 18) en Acapulco, Guerrero y el Astillero de Marina 20 (ASTIMAR 20) de esta ciudad y puerto, en donde ocurre el mundo de corrupción y que gracias a ello, han ocurrido una serie de accidentes mortales que han puesto en tela de juicio la administración de este centro laboral.

No se trata de cualquier centro de trabajo, sino de un Astillero de Marina que debería de pregonar con el ejemplo, pues en este lugar se han construidos patrullas oceánicas, de las cuales, el de esta ciudad y la de Tampico, se han fabricado más de 14 buques que conforman las clases Holzinger.

Hace algunas semanas, trabajadores de este moderno Astillero de Marina, subieron a redes sociales gráficas del pésimo estado de los baños públicos, asimismo, se ha dado a conocer el amasiato que mantienen los elementos de alta jerarquía con empresarios deshonestos que diariamente ponen en riesgo la vida de los trabajadores, lo que es peor, dichos militares permiten que esta empresa o compañía cambie de razón social a diestras y siniestras, para evadir el fisco y no pagar los impuestos correspondientes a federales y de las instituciones como el Seguro Social, el Infonavit así como las Afores.

Un importante número de trabajadores de este lugar que se han mantenido en el anonimato por temor a las represalias, señalaron que se trabaja diariamente en un ambiente de alto riesgo, pues tampoco tienen las herramientas para cumplir con su trabajo y mucho menos con el equipo de seguridad.

Uno de los casos muy sonados en el ámbito nacional provocado por la corrupción, fue el accidente ocurrido al interior de este Astillero número 20 y que los mandos militares buscaron por todos los medios evitar que la trágica noticia se propagara. Pero salió a la luz pública.

Y es que en la primera semana del mes de octubre de 2016, debido a una falla en el Astillero, murió el teniente de fragata en el servicio de ingeniería, Raúl Figueroa Baz, quien murió aplastado por un tubo que era maniobrado por una grúa Hidráulica.

Figueroa Baz se encontraba operando la grúa junto con un compañero en el momento en que ocurrió el accidente, al parecer fue causado por una mala maniobra y por la falta de mantenimiento del equipo, cuyos hechos se registraron cerca de la 13.30 horas de ese miércoles 12 de octubre, al interior del Astillero 20, por lo cual, el titular de la Fiscalía inició con el Legajo de investigación 4288/SC/2016 por el delito de homicidio, contra quien o quienes resulten responsables.

Con base en lo anterior, urge una depuración de mandos en este lugar, en donde concurre la mala administración, el nepotismo, la corrupción desvió de recursos, las parrandas al interior del Astillero, la prostitución de las empleadas, esto de acuerdo con las denuncias públicas que han invadido en facebook.

Leave a Comment
¡Síguenos en Twitter!
PORTADA IMPRESA DE LA SEMANA
Caricaturas de Ben Morín
" "
Spot Semanario de Opinión